18 trucos para ahorrar en tu boda

10 months ago

Carlota Serrano

¿Tener una boda de ensueño sin dejarte un dineral? Hazlo realidad con estos consejos que te traemos.

Puedes tener una boda ideal sin gastar un dineral.
Los mejores trucos para una boda de ensueño a precio asequible. Fuente: Pexels

Por fin os veis preparados para dar ese gran paso hacia delante en vuestra relación de pareja y habéis decidido casaros. ¡Enhorabuena! Sin embargo, a pesar de la emoción que conllevan todos los preparativos de la celebración no puedes dejar de pensar en lo mucho que suelen desmadrarse los gastos.

No temas, porque te ofrecemos unos infalibles trucos para ahorrar en tu boda sin que por ello tengas que renunciar a disfrutar de una celebración perfecta.

Trucos para ahorrar en tu boda

Con estas sugerencias sólo tendrás que preocuparte de disfrutar muchísimo de uno de los días más inolvidables de tu vida.

1. Evita la temporada alta

Los meses más solicitados por la mayoría de las parejas para contraer matrimonio son los comprendidos entre mayo y septiembre, que suelen suponer una garantía de buen tiempo para disfrutar de la celebración con días de sol y temperaturas cálidas.

El problema es que las empresas organizadoras de eventos lo saben bien, y sus precios van acordes a la gran demanda que tienen durante estos meses. Por eso, uno de los trucos para ahorrar en tu boda más elemental pero decisivo es evitar la temporada alta.

Seguro que fuera de esos días puede contarse con días soleados igual de agradables y con un menor impacto para tu bolsillo.

2. Paga todo con la misma tarjeta

Al hacerlo no solamente tendrás un mayor control de los gastos que si lo haces con varios métodos de pago, sino que además podrás beneficiarte de premios o puntos que te puedan compensar de algún modo el impacto del importante desembolso que puede suponer la preparación de tu boda (aunque intentemos minimizarlo al máximo).

Y no dudes en aprovechar las fechas clave como el Black Friday o el Cyber Monday para economizar tus compras. Si además intentas recurrir a los ecommerce antes que a las tiendas físicas encontrarás mayores ventajas que se traducirán en economizar tus gastos que te ayudarán a ahorrar en tu boda.

3. Haz tus propias invitaciones

A día de hoy contamos con la democratización de los recursos que nos facilita internet, y aplicado al asunto que nos ocupa, puedes contar con una gran diversidad de aplicaciones y programas de edición gratuitos que te facilitará la creación de tus propias invitaciones de boda. Resultan muy intuitivos de utilizar y los resultados poco tienen que envidiar a los profesionales.

Incluso puedes plantearte enviar por email un video preparado entre los dos como una sorpresa que compartir con tus seres queridos. Coste de invitación online: 0€. Las redes sociales se convertirán en una de tus aliadas a la hora de ahorrar en tu boda.

Opta por originales vídeos online como invitación para ahorrar.
Opta por originales vídeos online como invitación para ahorrar. Fuente: Unsplash

4. Compra todo el material que necesites de una sola vez

Antes de dejarte llevar por el impulso, uno de los trucos para ahorrar en tu boda comienza por tomar buena nota de lo que necesitarás (realmente) para confeccionar todo aquello de lo que vayas a hacerte cargo personalmente; invitaciones, elementos decorativos, detalles de recuerdo… y desglósalo en los elementos que necesitas. Sólo cuando creas que tienes anotado todo entonces cómpralo, y a ser posible en los mínimos lugares posibles.

De esa forma, podrás comprar a precios más económicos (debido al mayor número de productos que vayas a adquirir) o bien optar a descuentos más ventajosos que si vas adquiriendo cada cosa por separado de forma improvisada.

5. Opta por tu estilista de confianza

Seguro que te has planteado solicitar el servicio de ese salón de belleza del que todo el mundo habla para realizarte el peinado y maquillaje del día de tu boda. Pues déjate de historias y sigue este consejo para ahorrar en tu boda: no dejes de recurrir a tu estilista habitual. Te conoce mucho mejor que cualquier otra persona contratada de forma eventual para prepararte para ese día y buscará que te sientas cómoda en tu piel y más guapa que nunca.

Además, muy probablemente te ofrecerá un precio más asequible que los más solicitados por su fama para este tipo de eventos. ¿Necesitas más motivos para contar con ella?

6. Decoración DIY

Las empresas organizadoras de bodas cuentan con profesionales de la decoración y saben bien dónde encontrar cada elemento que quedará perfecto para convertir tu celebración en un lugar de ensueño. Pero como deseamos que el presupuesto no se nos desmadre, podemos hacer otra cosa: coger las ideas y encargarnos nostras mismas de llevarlas a cabo.

Para ello, Pinterest es una auténtica fuente de inspiración, y en cuanto a la mano de obra para confeccionar los adornos, podrías organizar una quedada en tu casa con los allegados que quieran echarte una mano, por ejemplo, un domingo que os venga bien a todos para pasar el día haciendo “manualidades”. Y para agradecerles la ayuda prestada, prepárales una comida especial y que no falte de nada para pasar un buen rato.

Contar con este truco para ahorrar en tu boda no sólo será más económico, sino mucho más especial, porque en ese día tan especial tendrás detalles hechos con mucho amor de los tuyos por todas partes.

Haz tú misma la decoración y dale un aire vintage a tu boda.
Haz tú misma la decoración y dale un aire vintage a tu boda. Fuente: Unsplash

7. Compra aquello que puedas revender (para decorar)

Aquello que puedas necesitar como complemento decorativo o de tipo funcional (alguna mesa, ciertas telas…) pero sólo tenga sentido para este evento y su precio de alquiler sea similar al de compra, cuenta con la opción de adquirirlo para después revenderlo.

Quizás no recuperes tu inversión totalmente, pero al menos sí una buena parte.

8. Haz tú misma los centros de flores

Y en ese caso, opta por flores de mayor tamaño; aunque salen más caras las unidades necesitarás muchas menos que si recurres a las pequeñas. Así te saldrá más económico el total.

Tampoco descartes recurrir a flores artificiales con acabados tan logrados que nadie creería que lo son: son más económicas y te pueden ayudar a preparar con mayor antelación los centros (y no dejarlo justo para el día anterior cuando estarás más pendiente de los nervios que de hacer jarroncitos).

¡Ah! Y recuerda incluir otros elementos de relleno (como ciertas velas u otros objetos decorativos) que puedan abaratar el coste total de la decoración.

9. Sólo lo imprescindible

Quizás a estas alturas sobre decírtelo, pero como no está mal recordártelo entre los trucos para ahorrar en tu boda, así lo hacemos: limítate a adquirir sólo lo imprescindible, a contratar sólo aquello que consideres que no puede faltar y descarta todo lo que sea realmente un plus.

Recuerda que si lo que quieres es poder economizar en tu boda, no tires el dinero tontamente.

A veces menos es más. Prepara tú misma unos elegantes centros de mesa.
A veces menos es más. Prepara tú misma unos elegantes centros de mesa. Fuente: Unsplash

10. Pregunta, valora y optimiza los precios

No todos los gastos de boda son iguales, pueden variar mucho de una época a otra y de un sitio a otro. Sólo es cuestión de preguntar en los lugares implicados, incluso directamente, si cuentan con descuentos o épocas más asequibles de precio.

La clave es ser capaz de anticiparse lo suficiente para poder tener opciones a la hora de decidirse.

11. DJ por un día

Elabora tú misma tu propia lista de reproducción y también elige la música adecuada para cada momento concreto que quieras acompañar con ella. Sólo te falta la colaboración de alguien de confianza que pueda encargarse de ponerla en las ocasiones que tengas previstas.

Pero si eres más partidaria de la música en directo, plantéate contratar a estudiantes de cursos superiores de los diferentes instrumentos que desees: sus honorarios serán mucho más asequibles a pesar de ser tan profesionales como los que se dedican a ello.

12. Tarta nupcial simbólica y un buen surtido de postres

Una de las principales columpiadas en cuestión de gastos, por lo desproporcionado que resulta su coste, es el encargo de la tarta nupcial: está claro que se hacen auténticas virguerías tanto a nivel de gusto como en cuestión de decoración, y que todo ello tiene un precio; eso nadie lo discute.

Pero la realidad es que a ese valor se añade un plus desproporcionado, sólo porque saben que los novios, en una ocasión tan sumamente especial, lo van a pagar por caro que sea.

La alternativa que te ofrecemos es encargar una tarta pequeña con la decoración propia de la ocasión, que será la que los recién casados cortarán conjuntamente como parte del ritual tradicional, pero a la hora de repartir los postres entre los invitados, que éstos estén formados por un surtido variado de dulces individuales que ellos mismos puedan escoger al gusto.

Habilitar para ello una mesa con una apetecible variedad de postres en raciones individuales que ir a escoger personalmente puede ser incluso parte del encanto.

Pide una tarta pequeña y opta por pequeños postres para los invitados.
Pide una tarta pequeña y opta por pequeños postres para los invitados. Fuente: Pexels

13. Fotógrafo profesional: sólo para momentos emblemáticos

No se trata de prescindir de fotógrafo, pero sí de tener contratados sus servicios durante todas las horas que dura la boda. Cuenta con él para captar todos los momentos más importantes, y realizar las fotografías que más profesionalidad requieren para conseguir los mejores resultados.

Pero a la hora de la fiesta, una buena idea en la que involucrar a todos los invitados, es dejarles en las mesas algunas cámaras de fotos desechables para que ellos mismos capturen los que serán tus recuerdos del día en que te casaste, además de todas aquellas fotografías que puedan hacerte llegar posteriormente de sus móviles y cámaras personales.

Seguro que el valor de esas imágenes tienen un peso extra: el de que sean tus invitados quienes, entre todos, las hayan ido haciendo para vosotros.

14. Buffet: ahorro de comida y de servicio

Calcula de forma adecuada la cantidad de comida que quieres ofrecer a tus invitados. No deben pasar hambre, pero tampoco ser desproporcionada y tener que terminar tirando el derroche.

Por otro lado, uno de los trucos para ahorrar en tu boda es sustituir el típico banquete por un buffet con el que no sólo puedes economizar en la comida, sino también en el servicio, que será mucho menor, y como alternativa… bastante más original.

15. Invitados: los íntimos

No es un mal punto de partida como uno de los trucos para ahorrar en tu boda a tener en cuenta. Por ello, parte de la idea de una ceremonia íntima en la que sólo los más allegados vayan a ser tus invitados.

Opta por una ceremonia íntima pero especial.
Opta por una ceremonia íntima pero especial. Fuente: Unsplash

16. El alcohol, los más populares

Cerveza, vino blanco, rosado y tinto, cava y una selección de los destilados más habituales, así como algún licor digestivo que en general guste a todos.

Puedes también contar con un surtido de las bebidas más populares o un posible cocktail que sea una apuesta segura al gusto de los invitados para sustituir la clásica barra libre, que suele desmadrar el coste.

Prescinde de rarezas de “por si acaso” que al final pueden quedarse como botellas sin empezar y absurdamente compradas. Los destilados puedes ir comprándolos poco a poco (no les afectará la fecha de caducidad) y notarás menos impacto en el bolsillo al incluir ese gasto en tu compra semanalmente.

17. Customiza un vestido

Todos los vestidos de novia precisan arreglos, y el tuyo no va a ser una excepción. Por eso, a la hora de economizar en el tuyo, la clave está en comprar uno que te guste y a la vez sea económico (segunda mano o venta online) para después llevarlo a una modista que lo ajuste a tu cuerpo.

También hay quien reutiliza el vestido de su madre realizándole algunos cambios sustanciales en el corte para que pueda actualizarse, aunque cada vez son más las empresas que se dedican al alquiler del vestido de novia; no descartes esta opción si no termina de convencerte ningún otro por mucho que pueda arreglarse. Al fin y al cabo, tú eres una de los dos protagonistas; has de sentirte cómoda y verte guapa. No lo olvides.

18. Cuenta sólo con el presupuesto que tienes ya.

No cuentes con la posibilidad de que tus invitados compensen tu previsión de gastos con su regalo. Ten presente únicamente el dinero con el que cuentas actualmente como si fuera el único del que dispondrás.

Tener una expectativa de lo que puedes recibir por parte de tus invitados puede salirte caro, ya que si asumes más gastos pensando en recuperarlo ese día, corres el riesgo de tener que hacer frente después a una deuda o a una pérdida de ahorros con la que no contabas.

Esperamos que nuestros trucos para ahorrar en tu boda te resulten de utilidad. Sólo nos falta decirte... ¡Que disfrutes de un día maravilloso!

Carlota Serrano