Abdominales hipopresivos: qué son y cómo te benefician

1 year ago

Rosa Bengall

Te sorprenderán los beneficios de este ejercicio de moda entre las celebrities.

Esta práctica nos mantiene en forma.
Esta práctica nos mantiene en forma y nos esculpe un cuerpazo. Fuente: Unsplash

Desde que el deporte forma parte de las rutinas de quienes disfrutan cuidando su cuerpo, hablar de abdominales es sinónimo de un vientre plano y tonificado. Sin embargo la idea de su práctica a día de hoy ha dado un giro; pasamos del ejercicio dinámico que nos hacía sudar a mares a posturas estáticas que parecen desafiar las leyes de la naturaleza. Pero nada más lejos de la realidad.

Actualmente nos encontramos con la evolución de la práctica de este ejercicio, que además viene pisando fuerte y cuenta con nombre propio: Abdominales hipopresivos y se lo debemos al Dr. Marcel Caufriez.

En este artículo explicaremos en qué consisten los abdominales hipopresivos, mostraremos cuáles son sus beneficios y os descubriremos algunas de sus técnicas para conseguir un abdomen tonificado y esbelto.

¿Qué son los abdominales hipopresivos?

Quizás muchas lo asociéis con algunas tops como Miranda Kerr, Adriana Lima o Gisele Bündchen y su increíble recuperación después de haber sido mamás. Y es que, además de otros hábitos diarios para cuidarse y mantenerse en forma, la incorporación de esta técnica a sus vidas ha sido clave para estilizar la cintura y fortalecer de nuevo el abdomen.

Éste es uno de esos casos en que para definirlo resulta más esclarecedor explicar cómo se hace. Pero de momento olvídate del banco de abdominales de toda la vida e imagínate vestida con ropa cómoda sobre una colchoneta o una esterilla acolchada.

Para situarte piensa que se trata de una serie de técnicas respiratorias y posturales que, al combinarse de una forma determinada, generan un efecto llamado hipopresión en la zona del abdomen. ¿Y qué quiere decir esto? Que una de las cosas que observaremos en esta zona será una especie de succión de nuestro vientre hacia dentro a la altura de la cintura.

La idea de fondo es conseguir activar una serie de músculos que sólo se pueden trabajar al darse unas condiciones muy concretas, y para conseguirlo, entra en juego un elemento más que resulta clave: la apnea, que consiste en espirar el aire de los pulmones y contraer el diafragma sin volver a respirar durante el tiempo que realicemos el ejercicio.

Mientras mantenemos la postura que corresponda según el tipo de ejercicio que practiquemos, a la vez que aguantamos la respiración, estaremos generando una reacción refleja en la musculatura que es nuestro objetivo; el suelo pélvico y la faja abdominal, que sirven de sujeción para nuestros órganos en su parte inferior y en su contorno respectivamente.

Beneficios de los abdominales hipopresivos

Si partimos de la idea de que la flacidez de la zona abdominal es algo habitual en nuestra sociedad, pensar en algún método eficaz para contrarrestarlo ya nos ofrece un ejemplo de las diversas ventajas que presenta esta técnica. Pero no se queda ahí. Aquí te mostramos algunos de los múltiples beneficios de los abdominales hipopresivos.

1. Evita la incontinencia urinaria

Al trabajar los músculos del suelo pélvico que hacen de sostén de nuestros órganos sexuales, cuando conseguimos un mayor tono muscular se logra actuar de manera más efectiva sobre el control de la orina.

De esta forma, disminuye la posibilidad de pérdidas que tanto condiciona el día a día de muchas mujeres a partir de cierta edad.

2. Previene de infecciones urinarias

Por la misma razón antes explicada, al conseguir controlar los escapes de las vías urinarias, se previene en gran medida la aparición de infecciones en esta zona y, en otros casos, evita que sea un problema recurrente que podría terminar siendo crónico.

3. Recupera el cuerpo tras el parto

Aunque es muy típico que se presente flacidez en el abdomen y la zona del suelo pélvico también sufra, es fundamental entender que debe volver en la medida de lo posible a su estado original para evitar problemas habituales.

Culturalmente se ha llegado a aceptar que una mujer después de tener hijos “no volvía a ser la misma”, y bajo esa idea se consideraba como normal el hecho de tener pérdidas de orina, quedarse con la parte baja del abdomen muy distendida o la pérdida de firmeza en la vagina.

Afortunadamente comienzan a cambiar las ideas al respecto. Después de un embarazo, nuestro cuerpo tiene que ser capaz de recuperar su estado habitual para poder funcionar bien y volver a sentirnos nosotras mismas. Los abdominales hipopresivos serán nuestros aliados para conseguirlo.

4. Reduce la cintura

Contamos con un efectivo ejercicio para trabajar los transversos y oblicuos del abdomen, es decir, zonas que no conseguían fortalecerse con los abdominales clásicos. De esta forma notaremos una reducción en cuestión de algunas semanas del contorno de esta zona, y todo ello sin forzar ni sobrecargar la zona lumbar.

5. Incrementa el rendimiento deportivo

Cuando el diafragma está tonificado, mejora automáticamente el rendimiento cardio-pulmonar y, por tanto, también así nuestra respuesta en el entrenamiento.

Esta mejora se apreciará principalmente en actividades en que el componente aeróbico sea determinante, como por ejemplo en la natación, ya que la práctica regular de este tipo de abdominales aumentará nuestra capacidad tanto diafragmática como pulmonar y torácica.

6. Mejora la calidad de las relaciones sexuales

Sus efectos en este sentido serán beneficiosos tanto para el caso de ellos como para nosotras, pero debido a lo complejo que es el aparato genito-urinario femenino los resultados de la práctica habitual de los abdominales hipopresivos serán más notables en las mujeres que en los hombres.

Cuándo evitar los abdominales hipopresivos

Que estos ejercicios tengan efectos tan beneficiosos no quiere decir que carezcan de contraindicaciones o que no requiera tener en cuenta algunos factores. Aunque éstos puedan ser escasos, como en todo entrenamiento se recomienda precaución en ciertos casos.

1. Mujeres embarazadas

En este caso ha de evitarse completamente su práctica, pero no únicamente en el caso de un estado avanzado de la gestación. También está completamente contraindicado en caso de sospecha de embarazo o en los primeros meses.

Sin embargo, sí que puede ser aconsejable para aquellas mujeres que estén preparándose para ello y aun no lo estén, ya que ayudará a preparar las condiciones físicas tanto para la etapa gestante como para el futuro parto.

2. Hipertensión

En caso de personas hipertensas, es mejor consultar con un médico que conozca la técnica para valorar si es conveniente realizar los ejercicios, ya que la apnea respiratoria puede suponer un problema para este tipo de personas.

3. Otras consideraciones

En general, hay que evitar los hipopresivos después de haber comido porque puede producir un corte de digestión.

Por otro lado, tampoco se recomienda practicarlos justo antes de dormir, ya que son energizantes y nos activarán demasiado para esas horas. Por la misma razón es muy recomendable realizarlos por la mañana, ya que sentiremos más energía para afrontar el día.

Por último, ya que se trata de una práctica con cierta complejidad, sería recomendable que nos iniciáramos en esta práctica con la ayuda de un profesional.

Por inocua que parezca, la realización incorrecta de estos ejercicios puede causar molestias o algunos daños que pueden ser evitados bajo la supervisión y el asesoramiento de un especialista en abdominales hipopresivos.

Rosa Bengall