Dilemas éticos: los 6 tipos que existen y ejemplos

6 months ago

Maria Weevs

Esta clase de dilemas ponen a prueba nuestros principios morales. Te proponemos algunos ejemplos.

Los dilemas éticos ponen a prueba nuestros códigos morales.
Los dilemas éticos ponen a prueba nuestros códigos morales. Fuente: Disponible en: univision.com

Todos nos hemos encontrado en circunstancias en las que necesitamos elegir qué acción tomar, pero por X o Y razones la elección se complica al no poder ver claro qué es lo correcto. Estos son considerados dilemas éticos, diferenciados de un dilema moral al ser propio y no colectivo.

En definitiva, es una situación en la que el individuo implicado en ella es llevado a cuestionar sus principios morales y éticos, tanto como sus prioridades. Todo esto lleva a la conclusión de que las cosas no son en blanco y negro, y esta es la razón por la cual un problema puede variar gravemente según la persona que lo resuelve.

¿Qué es un dilema ético?

Un dilema ético es aquel problema en la que ninguna de las opciones es ni enteramente buena ni enteramente mala; es decir, tomes la decisión que tomes, el resultado va a tener repercusiones tanto positivas como negativas.

Las diferentes reacciones a los dilemas éticos propuestos llegan a tener toda una rama de estudios, y muchas veces son propuestos con una función didáctica, ya que permiten ver nuestra línea de pensamiento y los factores que tenemos en cuenta para tomar una decisión. Así es como llegamos a tener diferentes tipos de dilemas éticos, de los que explicaremos sus características a continuación.

Tipos de dilemas éticos

Aunque el concepto de un dilema ético suena abstracto, la verdad es que hay de muchos tipos, diferenciándose en la forma de planteamiento y las morales que se quieren poner a prueba. Por ende, puede que la lista de tipologías de dilemas éticos suene infinita, pero nos podemos centrar en los principales:

1. Dilema hipotético

Este tipo de dilema ético se refiere a una situación que es muy poco probable que suceda en la vida real. No representan eventos imposibles, pero sí representan circunstancias en la que la decisión tomada es imperativa; por ello, son el tipo de dilema ideal para un experimento.

Al ser hipotéticos, no es necesario que la persona a quien se le plantea el dilema sea la protagonista de este, ya que se le puede preguntar lo que según ella debería hacer el personaje.

2. Dilema real

Estos dilemas éticos plantean una situación cercana a quien se le pregunta, ya sea por un suceso próximo o porque la circunstancia puede darse de manera relativamente fácil en su vida normal. Es por esto que pueden resultar tan o más desesperantes que los dilemas éticos del tipo anterior.

No es necesario que la persona a quien se le plantea el dilema sea la protagonista de este, ya que se le puede preguntar lo que según ella debería hacer el personaje.

3. Dilema cerrado o de análisis

Estos dilemas éticos no consisten en resolver, sino en valorar. Hablan de una situación que ya ha sido resuelta, dando como propósito del planteamiento valorar las acciones y decisiones que fueron tomadas por el protagonista del dilema planteado.

4. Dilema abierto o de solución

En este tipo de dilema ético es donde se da el mayor albedrío. En la situación propuesta, el protagonista aún no ha tomado ninguna medida para solucionar su problema, dando así la oportunidad a quien intenta resolverlo de tomar las medidas que este crea correctas para obtener una respuesta.

5. Dilemas completos

Son dilemas en los que al ser planteados, le son dichas a la persona a la que se le plantea todas las consecuencias de las acciones que puede tomar el protagonista del dilema.

6. Dilemas incompletos

Este tipo de dilema ético es lo opuesto al tipo anterior; las consecuencias de las acciones no son explícitas, y por ende la solución depende de la habilidad de la persona para imaginar ventajas y desventajas para valorarlas.

¿Qué hay que tener en cuenta con los conflictos éticos?

Los dilemas éticos están presentes en nuestro día a día, por imperceptibles que sean. Desde el comportamiento de nuestros conocidos, a nuestra vida profesional, a nuestra reacción en momentos de adversidad, ¡hasta a los clásicos dilemas amorosos!

Lo que hacen los dilemas éticos es poner a prueba nuestras convicciones y creencias, llevando a la gente a un estado paradójico y a menudo de estrés, en el que nuestro código moral es llevado a lo más crucial. Nos hacen reflexionar sobre nuestros motivos para hacer las cosas, y nuestra forma de ver el mundo. Así, no son ajenos a nosotros, sino parte de nuestra vida normal.

Algunos ejemplos de dilemas éticos

Los dilemas éticos muchas veces tienen una respuesta mayoritaria, según el código de valores general, pero ninguno puede llegar a tener una respuesta absoluta. Así pues, les dejamos unos ejemplos para que se pongan a prueba:

1. Dilema de Heinz

Una mujer que padece un tipo especial de cáncer va a morir pronto. Hay un medicamento que los médicos piensan que es el único que puede salvarla; es una forma de radio que un farmacéutico de la misma ciudad acaba de descubrir. La droga en sí es cara, pero el farmacéutico está cobrando diez veces lo que le ha costado producirla, pues él compra el radio por $1000, y está cobrando $5.000 por una pequeña dosis del medicamento.

El señor Heinz, que es el marido de la enferma, recurre a todo el mundo que conoce para pedir prestado el dinero, pero solo logra reunir $2500, la mitad de lo cuesta. Le dice al farmacéutico que su esposa se está muriendo, y le pide que le venda el medicamento más barato o se lo deje pagar más tarde. El farmacéutico se niega, argumentando que necesita ganar dinero con él al haberlo descubierto. Heinz está desesperado y piensa atracar el establecimiento y robar la medicina para su mujer. ¿Qué harías tú en el lugar de Heinz?

2. Dilema de Robin Hood

Eres testigo de un crimen: un hombre ha robado un banco, pero en lugar de quedarse con el dinero para sí mismo, lo dona a un pobre orfanato que ahora puede permitirse alimentar, dar ropa y cuidar de los niños que viven en él. Tú sabes quién ha cometido el crimen, pero si vas a las autoridades con esta información, lo más probable es que el dinero sea devuelto al banco, volviendo a dejar a los niños con grandes necesidades. ¿Qué decisión tomas?

3. Dilema del tranvía

Un tren se encuentra circulando por una vía a toda velocidad y fuera de control, justo antes del cambio de agujas que le permitiría seguir por otra vía. Te das cuenta de que en la misma vía del tren se encuentran 5 personas trabajando, que morirán si el tren las alcanza. Afortunadamente tú estás frente al cambio de agujas y tienes la opción de desviar el tren por la otra vía. Sin embargo, en esta otra vía se encuentra otra persona trabajando, que también morirá si el tren es desviado.

En este dilema ético, está en tus manos decidir si desvías el tren dejando morir a una persona, o no desviarlo y dejar morir a cinco personas. ¿Cuál sería tu decisión?

Esperamos que estos ejemplos de dilemas éticos te sean útiles para trabajar el razonamiento frente a este tipo de situaciones, en los que se ponen a prueba los códigos morales de cada uno.

Maria Weevs