Resiliencia: qué es y cómo incrementarla en 10 consejos

6 months ago

Ingrid Dalmau

Las personas resilientes tienen más capacidad para sobreponerse a situaciones difíciles o traumáticas.

La resiliencia es una capacidad adaptativa del ser humano muy valiosa.
La resiliencia es una capacidad adaptativa del ser humano muy valiosa. Fuente: Unsplash

Las personas podemos llegar a afrontar muchas situaciones de adversidad o pérdidas a lo largo de nuestra vida, pero también tenemos la capacidad de superarlas para seguir adelante.

Esta capacidad de sobreponernos a los obstáculos es la resiliencia, pero no todo el mundo tiene la misma facilidad para adaptarse a las situaciones adversas. En este artículo te enseñamos 10 estrategias para ser una persona más resiliente y poder sobreponerte a las malas experiencias.

Resiliencia: ¿qué es?

Tal y como comentábamos, la resiliencia es una capacidad que tiene el ser humano para adaptarse a situaciones adversas y afrontar obstáculos o experiencias traumáticas, como pueden ser pérdidas de seres queridos, enfermedades u otros problemas que puedan generar dolor emocional y malestar psicológico.

Ser resiliente implica vivir estas experiencias impactantes y dolorosas, y pese a todo lograr sobreponerse a ellas para seguir adelante y no estancarse en el dolor. En algunos casos además se relaciona con la capacidad de salir incluso más fortalecidos de estas situaciones.

La resiliencia es una capacidad que todos podemos tener en menor o mayor medida, pero que se desarrolla con el tiempo y se puede mejorar. ¿Qué nos hace ser más resilientes? A continuación te explicamos qué tienen en común las personas con una gran resiliencia.

Características de las personas resilientes

Como decíamos, todo ser humano tiene en cierta manera una capacidad psicológica para poder superar y afrontar situaciones dolorosas, pero se trata de un rasgo que se desarrolla a lo largo de la vida y que no viene definido.

La resiliencia está relacionada con la forma que tienen las personas de vivir estas situaciones de malestar y con los hábitos que les permiten superar los golpes de la vida. Existen una serie de rasgos comunes en las personas que tienen más desarrollada esta capacidad.

  • Tienen autoconfianza y autoestima
  • Son realistas
  • Son flexibles
  • Tienen capacidad de mejorar
  • Viven el presente
  • Muestran empatía
  • Tienen metas
  • Controlan sus impulsos
  • Se rodean de positivismo
  • Son activos

Pero más allá de disponer de estos rasgos o hábitos, existen formas de entrenar y potenciar nuestra resiliencia. A continuación te enseñamos 10 estrategias para incrementar esta virtud y lograr ser una persona más resiliente.

Cómo incrementar nuestra resiliencia con 10 estrategias

Ahora que ya has visto qué características y hábitos hacen a una persona resiliente, te enseñamos qué estrategias puedes adoptar para mejorar la forma en que afrontas las situaciones complicadas.

1. Sé flexible

La resiliencia es saber adaptarse al cambio, por lo que mantener una actitud flexible ante la vida es básico para poder superar los obstáculos y no quebrarse ante ellos. Es importante no dejar que las adversidades ocupen nuestra vida, sino ser nosotros los que nos adaptemos a ellos. La vida son cambios y debemos aprender a recibirlos.

2. Confía en ti

Otra parte importante de la capacidad de resiliencia es la de creer en nosotros mismos. Si nos damos por vencidos o no creemos en nuestra capacidad para salir adelante, no haremos más que reforzar esa idea y nos estancaremos en el derrotismo. Es por ello que debemos conocernos bien y mejorar nuestra autoconfianza.

3. Recupera estrategias del pasado y relativiza

Relativizar la situación también nos ayudará a ver que somos capaces de superarla. Una forma de lograrlo es recordando acontecimientos del pasado similares y analizar las estrategias que en su momento te ayudaron a superarlo.

Esto nos ayuda a conocernos mejor y saber cómo afrontamos las situaciones difíciles, pero también ayuda a recuperar esas estrategias que nos fueron útiles. Comparar la situación actual con otras pasadas nos ayudará a relativizar y ser conscientes de que tenemos esa capacidad de resiliencia para poder seguir adelante.

4. Aprende de la situación

Otra forma de ser más resilientes es aprendiendo de la lección. No nos centremos en pensar por qué ha ocurrido, sino en qué podemos sacar de ello. Esto nos ayudará a sacar lo bueno de la situación para poder afrontar el futuro de otra forma y con más fuerza.

5. Busca soluciones o nuevas oportunidades

Las personas resilientes no solo no se estancan en el problema, sino que se muestran proactivos y toman acciones para buscar soluciones. Piensa en lo que puedes hacer para salir adelante y hazlo. En relación al punto anterior, aprende de la situación y aprovéchala como una nueva oportunidad. No pienses en que no has podido hacer nada, piensa en lo que puedes hacer.

6. Ponte metas

Otra característica de las personas con más resiliencia es la de ponerse metas y objetivos que le den un nuevo sentido a tu vida tras una mala experiencia. Busca algo que te de un sentido de propósito o inicia actividades que te ayuden a sentir mejor. No olvides que las nuevas metas propuestas deben ser realistas.

7. Aférrate a hábitos saludables

Mantener o iniciar hábitos saludables como hacer ejercicio de forma regular, adoptar una dieta equilibrada y descansar mejor te ayudarán a salir del bucle de malestar. Mantenerte con buena salud y fuerte contribuirá a estar más preparado emocionalmente.

8. Mantén comunicación con los demás

Otra estrategia que ayudará a incrementar tu resiliencia está relacionada con tus relaciones personales. Alejarse de la gente cuando estás pasando una mala experiencia contribuye a perpetuar el malestar, por lo que es importante no perder contacto con amigos y familiares, y saber pedirles ayuda si lo necesitas. Pueden ser un soporte necesario para salir adelante.

9. Busca formas de controlar el estrés

Expresar nuestras emociones a otras personas puede ayudar a aliviar el malestar en el que estamos sumidos, pero existen otras formas de liberar el estrés y la tensión que podemos sentir en ese momento y que nos impiden seguir adelante. Son de ayuda actividades como la meditación o el hecho de iniciar un diario en el que poder expresarnos.

10. Mantente positivo

Como ya hemos visto, la actitud lo es todo en la resiliencia, por lo que será importante afrontar la situación con optimismo y esperanza. Nada te ayudará más a afrontar una situación desesperanzadora que esforzarse en afrontarla con optimismo, para demostrar que puedes salir adelante.

Ingrid Dalmau