Los 15 mitos más conocidos sobre el embarazo (y que no te debes creer)

4 months ago

Maria Weevs

No debemos creer todo lo que popularmente se dice en relación al embarazo

Los 15 mitos más conocidos sobre el embarazo (y que no te debes creer)

A lo largo del tiempo algunos mitos sobre el embarazo se han ido extendiendo. Hace años muchas personas podían dudar sobre la veracidad de estas afirmaciones, pero hoy en día la ciencia se ha encargado de desmitificar estas frases

Si estás embarazada no permitas que estas falsas creencias afecten en tu día a día, es decir, ni en tu estado de ánimo ni en tu toma de decisiones. En este artículo veremos que a pesar de las opiniones que puedan aún tener algunas personas, la falsedad de estos mitos es incuestionable

Los 15 mitos más populares y extendidos sobre el embarazo que debes ignorar

Muchas personas han oído sobre diferentes teorías sobre el embarazo que poco o nada tienen de cierto. A continuación vamos a ver los mitos más populares y extendidos sobre el embarazo, los cuales debes ignorar absolutamente. La veracidad de estas ideas hoy en día está totalmente descartada por parte de la ciencia.

Mito nº1: “La comida que ingieres influye en el aspecto del bebé”

Algunas personas creen que comer de un modo u otro puede afectar a los rasgos faciales del bebé. Sus rasgos dependen solamente de la herencia genética.

Mito nº2: “Dormir de espalda daña al bebé”

Esta afirmación es falsa, pues no es tan cómodo como dormir de lado pero por períodos cortos se puede perfectamente. Se recomienda dormir por el lado izquierdo porque el flujo sanguíneo al útero y la placenta es mejor.

Mito nº3: “Si tu madre tuvo un buen parto tú también lo tendrás”

La facilidad o dificultad de un embarazo y parto depende de muchísimos factores (estilo de vida de la madre, tamaño del bebé, posición del bebé, actitud de la madre), por lo que esta afirmación es falsa.

Mito nº4: “Si hay luna llena es más fácil quedarse embarazada”

Esta frase se ha dicho generación tras generación, pero la ciencia ha demostrado que esto no es cierto. Hay las mismas posibilidades de embarazo haya o no haya luna llena.

Mito nº5: “El mejor momento para viajar es en el inicio del embarazo”

Se ha demostrado que durante el primer trimestre el riesgo de aborto espontáneo es mayor. En cambio, en el segundo trimestre del embarazo por lo general una se encuentra mejor, y la somnolencia y los mareos cesan. El volumen de la barriga aún permite tener movilidad.

Mito nº6: “No se pueden tener relaciones sexuales durante el embarazo”

Estar embarazada y mantener relaciones sexuales no son dos cosas incompatibles. No existe ningún riesgo, ni para la madre ni para el bebé.

Mito nº7: “Si tienes náuseas por la mañana tendrás un bebé”

Casi todas las embarazadas tienen algún grado de náusea por la mañana. Las madres que hayan tenido nauseas por la mañana durante el embarazo y que hayan tenido niñas darán fe de la falsedad de esta afirmación.

Mito nº8: “Tener acidez estomacal indica que el bebé tendrá mucho pelo”

Sufrir de acidez es algo que resulta siempre inoportuno, y es habitual durante el embarazo. No hay ninguna evidencia científica que que la acidez indique nada sobre el pelo del bebé.

Mito nº9: “Tener sexo mejora el parto”

Que el sexo induzca al parto es una idea que está extendida, pero no existe ningún fundamento científico que demuestre que así sea.

Mito nº10: “Teñirse el pelo perjudica al feto”

La absorción de sustancias tóxicas procedentes del tinte para el pelo es ínfima, por lo que alertar sobre peligros para el feto es inexistente. Otra cosa es que estos productos pueden contener amoníaco, que olido puede inducir a tener algunas náuseas a la madre.

Mito nº11: “Comer comida picante beneficia el parto”

No hay ninguna evidencia científica que haga pensar que la comida picante ayude en ningún sentido, a inducir el parto ni a ayudar en el proceso.

Mito nº12: “Tener la nariz hinchada indica que será niña”

Que la nariz de la madre esté hinchada puede explicarse por el aumento de los estrógenos, que hace que el flujo sanguíneo en las mucosas sea mayor. Pero no hay ninguna relación entre el aspecto de la madre y el sexo del bebé.

Mito nº13: “El embarazo deja a la mamá emocionalmente desequilibrada”

Es cierto que los niveles hormonales oscilan durante el embarazo, y que esto puede dar lugar a reacciones más o menos imprevisibles de las madres. Sin embargo, la persona no pierde el oremus, solamente puede que esté más susceptible a algunas cosas durante el embarazo.

Mito nº14: “Si los antojos son dulces o salados se puede saber el sexo del bebé”

Que a la madre le apetezcan alimentos dulces o salados no tiene nada que ver con el sexo del bebé. No tiene ningún fundamento científico y, en efecto, la ciencia ha demostrado que esta idea no tiene validez alguna.

Mito nº15: “Si la barriga es redonda es que es un niño”

Esta es otra de las hipótesis sobre el sexo del bebé que no tiene nada de cierto. Hay barrigas que tienen una forma más redonda y otras más abombada, pero la forma de la barriga de la madre nunca determinará el sexo de un bebé.

Maria Weevs