Descubre si le gustas en 11 evidentes señales

1 year ago

Carlota Serrano

¿No tienes claro si le gustas a esa persona? Fíjate en estos indicios, porque son claras pistas de que le atraes.

Puedes conocer si le gustas a alguien si muestra estas señales ante ti
Puedes conocer si le gustas a alguien si muestra estas señales ante ti Fuente: Unsplash

Soléis coincidir en lugares habituales y por su forma de mirarte o sonreír intuyes un cierto interés hacia ti. ¿O son quizás imaginaciones tuyas?

No te quedes con la duda: si deseas descubrir si le gustas a esa persona, no te pierdas esta lista de señales propias de aquellos que están ante las personas que le resultan atractivas.

Descubre si le gustas con estos claros signos de atracción

¿Reconoces en estas señales que te contamos algunas de las que muestra esa persona que te gusta? Si es así, no dudes que tú a él también le gustas.

1. Coincidencias casuales (que realmente no lo son)

¿Tienes la sensación de que os encontráis casualmente en los lugares más inverosímiles? Vale, que sepas que de casual no tiene nada. Si suele ser recurrente está claro que existe un verdadero interés por seguirte la pista.

Quizás ha estado atento a detalles como la asiduidad con que visitas un lugar, ha observado tus horarios y ha llegado a detectar algunos de tus hábitos. Lo que está claro es que le apetece estar contigo.

2. Sonríe mucho cuando habláis o estáis cerca

Y nos referimos a una sonrisa auténtica, de esas que se extienden más allá de los labios llegando hasta los ojos, donde éstos reflejan lo mucho que le apetece contar con tu presencia.

Al fin y al cabo, cuando está ante esa persona que le vuelve loco, se siente genial, y es algo que se deja ver en su propia expresión de felicidad y bienestar. De hecho, si deseas descubrir si le gustas mucho, observa si su sonrisa esté presente también mientras habla contigo sobre cosas que no sean divertidas.

Por eso, no te tomes a mal si su sonrisa no se corresponde con las circunstancias y recuerda este punto; no se está riendo de ti, es que no puede disimular mejor lo bien que se siente en tu compañía.

3. Captas toda su atención

A ti, a tus palabras… y es porque le interesas realmente. Quiere saber de ti, de tu forma de pensar, de actuar, de ti al fin y al cabo.

También puede ser que preste más atención a tus reacciones ante sus palabras. Y en este caso, esto suele darse más entre los que son más de hablar que de escuchar, y aun en su particular forma de interesarse por ti (y desde su forma de ser un tanto narcisista) está intentando impresionarte por la misma razón; en este caso no intentes descubrir si le gustas, porque está dejándotelo claro también a través de sus fanfarronadas.

4. Adopta una posición más masculina

Habrán pasado miles de años de los inicios de nuestra especie, pero en cuestión de seducción, el panorama ha cambiado bien poco. Y es que desde la prehistoria, los hombres han mantenido el gesto inconsciente de sacar pecho y erguir su postura para parecer más altos ante la presencia de una mujer que le resulta atractiva.

De esa forma, transmitirán la impresión de ser “buenos en las actividades físicas”. Se entiende, ¿a que sí?

5. Amabilidad

Los detalles cuentan y denotan que esa persona a la que se le dedican nos importa. Pueden ser sutiles, como la forma de escucharte o la forma cuidada de dirigirse a ti, pero igualmente importantes y significativos.

Y es que si quieres descubrir si le gustas a esa persona, observa si te trata de forma diferente a ti respecto al resto; seguro que si detectas ciertas diferencias en tu favor estarás ante alguien para quien eres especial.

6. Nervios traicioneros en tu presencia

Por mucho que te parezca un hombre seguro de sí mismo, las señales de nerviosismo e inseguridad también hacen acto de presencia cuando ante él se encuentra la mujer que le atrae, y si eres tú, seguro que lo notas.

A la hora de decir algo tardan siglos porque las palabras no ayudan, puede aparecer una cierta rigidez en sus movimientos, percibirse indecisión, resultar incluso un poco patoso cuando se dirige a ti… y todo esto te estará confirmando lo que te imaginas; sí, le gustas.

7. Protección; primero de ti y después a ti de otros.

El lenguaje corporal nos delata, y si le gustas, a él también. Suele darse en dos fases habituales: en la primera toma de contacto adoptará una postura de protección ante ti, como cruzar los brazos, quizás mostrará una cierta timidez si al hacerlo también se encoge.

Si estás intentando descubrir si le gustas, fíjate en la siguiente fase, y es que conforme vaya ganando confianza, pasará a“protegerte a ti de su competencia; es decir, su postura será más erguida y dominante. Quizás lleve las manos a su cintura o abra los brazos de tal forma que vaya creando una especie de “parapeto” para generar una barrera ante otros que pudieran intentar acercarse a ti robándole a él el protagonismo.

8. Aun entre la multitud, siempre en su campo de visión

¿Suele suceder que, en incluso en los lugares más concurridos y llenos de gente, consiga tenerte localizada y siempre visible? Está claro que no es que los hados del destino se hayan puesto de acuerdo para ubicaros a cada uno a la vista del otro, sean cuales sean vuestros movimientos. Es más bien su interés por no perderte de vista el que lo hace posible ¿Aún necesitas más señales para descubrir si le gustas?

9. Busca puntos de conexión entre vosotros

Tenéis en común vuestra película favorita, el café lo tomáis ambos fuerte, solo y sin azúcar, que estudiárais la misma carrera aun perteneciendo a ámbitos laborales distintos, que compartáis ciertas rarezas curiosas de vuestra historia personal…

Si habéis llegado a descubrir y celebrar que compartís ese tipo de peculiaridades seguro que la complicidad es palpable; lógico, denota un interés por conectar contigo incluso en los pequeños detalles.

10. Su expresión se ilumina cuando te ve

Y en especial se aprecia en su mirada. Es algo muy curioso de observar cuando lo ves desde fuera; por ejemplo, llegas a un lugar donde hay más gente y ves a esa persona de la que intuyes que despiertas su interés cuando él aún no te ha visto a ti. Te fijas en su expresión mientras lo ves hablando con otras personas o atendiendo otros asuntos.

Entonces entras en su campo de visión. Cuando esto sucede no suele dejar lugar a dudas; ya que, cuando realmente le gustas a esta persona, es incluso divertido ver cómo te llega a mirar. Es como si viera por primera vez algo maravilloso. Es como un encendido de interruptor: apagado y de pronto se enciende.

Si esto es algo que has visto en esa persona de la que intentas descubrir si le gustas, está clarísimo que sí, y mucho.

11. Mirada triangular

Se denomina así cuando su mirada oscila entre los ojos y desciende hacia tu boca creando un triángulo imaginario invertido denominado “de proximidad”. Si además baja su mirada más abajo de tu boca, hacia la zona de tu cuello, o se le escapan vistazos hacia el resto de tu cuerpo, pasamos a la “mirada íntima”, clara delatora de sus intereses.

Carlota Serrano