Relaciones abiertas: 5 consejos para evitar una ruptura de pareja

hace 2 meses

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Las relaciones abiertas pueden ser tanto saludables como de lo más destructivas para la pareja.

Relaciones abiertas

En los últimos años las relaciones abiertas han ido incrementando. Lo cierto es que son muy variadas las razones por las que las personas deciden vivir las relaciones íntimas de forma abierta, siendo una alternativa a la tradicional monogamia.

Muchos creen que la única forma de vivir el amor es en pareja, pero hay quien no está de acuerdo con este planteamiento. Es así como hay quien quiere explorar las posibilidades de las relaciones abiertas, y existen consejos para evitar una ruptura de pareja. Lo principal es que sea una experiencia enriquecedora y agradable para ambos.

Relaciones abiertas: 5 consejos para evitar una ruptura de pareja

En una relación abierta las parejas se relacionan íntimamente con más de una persona al mismo tiempo. El número de interacciones, la frecuencia o la forma de relacionarse varía según los acuerdos pareja, y es que mientras sea una decisión consensuada la opción es totalmente válida.

Por ejemplo, puede establecerse si ambos pueden tener encuentros esporádicos o si está permitido mantener relaciones afectivas largas. El tipo de relación abierta depende totalmente de cada caso, pero hay consejos para evitar una ruptura de la pareja.

1. Decidir en común acuerdo

La decisión de vivir una relación abierta siempre debe ser en común acuerdo. Para que una relación de este tipo se convierta en una experiencia saludable y enriquecedora debe hacerse desde la convicción absoluta de todos los involucrados.

Puede ser que la idea surja de uno de los dos, pero la otra parte no debería aceptar por temor o presión. Cualquier decisión que involucre a la pareja debe tomarse en conjunto, y la decisión de vivir una relación abierta no es ni mucho menos una excepción.

Ante esta situación lo mejor es tomarse el tiempo necesario tener el convencimiento de vivir en relación abierta. Hay que hablar abiertamente del tema en un momento en los que ambas personas se sientan cómodas y haya tiempo para hablar extensamente y resolver dudas.

Una buena estrategia es buscar información y compartirla, así como hablar de las razones por las que se desea experimentar otro tipo de relación. Sobre todo hay que recordar que, para que funcione, el acuerdo mutuo es fundamental.

2. Comenzar cuando la relación de pareja sea saludable

Una relación abierta no debe ser una solución a una etapa difícil de la relación. Es común que cuando en la pareja atraviesa momentos complicados se busquen soluciones de todo tipo. La idea de probar un tipo de relación abierta puede parecer como una posible solución, pero normalmente es una idea equivocada.

Lejos de traer bienestar a la situación de pareja, es probable que incrementen los conflictos y resentimientos. Por esta razón se debe evitar comenzar un nuevo tipo de relación en un momento vulnerable entre la pareja.

Por el contrario, comenzar a experimentar con las relaciones abiertas cuando la situación de la pareja es buena permite que las posibilidades de disfrutar esta nueva etapa incrementen. Cuando la situación entre la pareja se encuentra saludable hay mayor comunicación y confianza.

Estos dos factores permiten que ante nuevas situaciones ambas se sientan cómodas para hablar de lo que sienten y sobre la mejor forma de llevarlo. Así se puede evitar una ruptura de pareja que otras personas sufren por las tensiones generadas en los malentendidos fruto de las relaciones abiertas.

3. Mantener una comunicación abierta

Una relación abierta requiere de comunicación efectiva entre todos los involucrados. No sólo se trata de hablar y expresar lo que está pasando, sino de entender de manera individual qué sentimientos afloran después poderlo comunicar.

También se requiere mantener una actitud abierta para escuchar sin prejuicio lo que la pareja quiera decir. Hay que entender que en esta nueva etapa surgen dudas y sentimientos nuevos, y que quizá no se hayan experimentado nunca antes y es importante hablarlos.

De ésta forma es como se van construyendo las reglas y el tipo de relación abierta. Los límites sobre las relaciones íntimas a veces necesitan repensarse si se da el caso de que algo esté afectando a una de las dos personas.

La comunicación efectiva en una relación abierta es parte fundamental de su buen funcionamiento, y cualquier acuerdo puede ser revisable.

4. Honestidad

Un factor clave en el éxito de las relaciones abiertas es la honestidad. Aunque en el imaginario de algunas personas las relaciones abiertas son producto de la falta de compromiso y de honestidad, en realidad ocurre todo lo contrario.

Una relación abierta y saludable para todos los involucrados requiere de una gran dosis de compromiso, sinceridad y lealtad. Por esta razón se debe considerar que siempre hay que mantener una actitud honesta con la pareja y con las relaciones que se tienen de forma externa.

Es fundamental que las terceras personas tengan total conocimiento del tipo de relación que se lleva. Esto evita malentendidos, y deben estar de acuerdo y aceptar las condiciones para que la relación vaya bien.

Hay que tener en cuenta que no hay que engañar a alguien para goce de la relación de pareja. Esto significa persuadir a alguien externo para satisfacer alguna fantasia sin que el involucrado sepa que se trata de un juego. Todas las personas involucradas en una relación abierta deben comprometerse a ser honestos siempre.

5. Establecer algo único y especial con la pareja principal

En una relación abierta no deben existir celos, y es bueno buscar algún aspecto “exclusivo” entre la pareja. Mantener una relación abierta no refleja el fracaso de la situación actual de pareja ni disminuye el amor o el nivel de compromiso.

Sin embargo puede comenzar a existir una sensación de desplazamiento, sobre todo al comienzo de la experiencia. Esto no debe derivar en celos, y se recomienda tomar algunas medidas para que prevalezca la sensación de pertenencia. Hay que mantener el vínculo de apego saludable frente a las nuevas experiencias.

Designar uno o varios días a la semana para dedicarse tiempo en pareja es una buena idea para ello. También se puede solicitar que los lugares especiales para la pareja sean exclusivos para ella. Cualquier cosa que haga sentir que el vínculo de pareja es especial podría ayudar a fortalecerlo y no verse afectado por las nuevas experiencias.

Referencias bibliográficas

  • Les, D. y Parrot, L. (2016). Asegure El Éxito En Su Matrimonio Antes de Casarse: Siete Preguntas Que Hacer Antes (Y Después) de Casarse.

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Comunicóloga