Amigos de verdad: cómo reconocer la amistad real en 7 señales

6 months ago

Maria Weevs

¿Cómo reconocer a los amigos de verdad? Te explicamos cuáles son las señales que indican que existe una amistad incondicional y que son verdaderos amigos.

A veces cuesta reconocer la verdadera amistad y saber qué amigos lo valen.
A veces cuesta reconocer la verdadera amistad y saber qué amigos lo valen. Fuente: Unsplash

William Shakespeare lo supo decir muy bien, “los amigos son la familia que escogemos”, son los hermanos con los que decidimos recorrer nuestro camino y con quienes compartimos tristezas, alegrías, bromas, desencantos y fantasías. Pero especialmente, los amigos de verdad son con quienes compartimos nuestro corazón.

Los amigos de verdad nos sacan sonrisas y de vez en cuando una que otra rabieta, pero están siempre ahí, firmes en el camino de nuestras vidas para sostener nuestra mano. Así que aprende a reconocer a los amigos de verdad y valorarlos.

Señales para reconocer a los amigos de verdad

A veces perdemos el tiempo queriendo llamar la atención de personas que en realidad no son nuestras amigas, mientras que hay otras que están esperando pacientemente desde la otra esquina a que valoremos su amistad, porque son amigos de verdad.

No te preocupes, confundirnos en nuestras relaciones es totalmente humano y nos pasa a todos. Sin embargo, ten presente estas señales para reconocer a tus amigos de verdad cuando estés confundida, o sientas que no estás valorando una amistad o que no valoran la tuya. Eso sí, siempre observando con amor incondicional y con el corazón lleno de compasión.

1. Te sientes libre de ser tal cual como eres

Cuando nos rodeamos de amistades sinceras las máscaras sobran. No nos hace falta aparentar nada porque estamos frente a nuestros amigos de verdad y, de hecho, nos gusta mostrarles nuestra verdadera esencia, nuestras emociones, sentimientos, lo que nos gusta y lo que no, compartir nuestros sueños y fantasías, tanto como aquello que nos hace vulnerables, que nos hace sentir inseguras o que nos duele.

Estar con nuestros amigos de verdad se siente igual que estar en casa; estás cómoda, sin ataduras, libre de decir y hacer lo que quieras y sin miedo a nada. Justamente esto, los amigos de verdad, son libertad y traen alegría para el espíritu.

2. Los amigos de verdad valoran el tiempo que pasan juntos

Tanto a ti como a tus amigos les importa pasar tiempo juntos y se preocupan por hacerlo. Por más ocupada que sea su vida, siempre tienen espacio para ti y guardan cada momento como una aventura muy preciada.

Para los amigos de verdad, eres la prioridad ante otras cosas en su agenda y no te andan moviendo de fecha y fecha. Obviamente si llegase a pasar que tuvieran que cambiar una cita, tu eres la persona de absoluta confianza a quien le podrían pedir entendimiento por sus circunstancias y sin juicio alguno, como con los hermanos.

3. Quieren compartir todo el uno con el otro

Te aseguro que hay una persona en tu vida con la que lo hablas todo, desde lo más común y ordinario hasta las cosas más trascendentales de tu vida, y esos son los amigos de verdad.

Quienes quieren compartirlo todo contigo y quieren que compartas todo con ellos, por quien no puedes esperar para contarle lo que ha pasado en las vacaciones o lo nuevo que has descubierto. Esa persona que está siempre de primeras en tu lista de Whatsapp y seguramente en muchos grupos compartidos.

4. Complicidad

Hay algo difícil de explicar a otros que solo compartimos con nuestros amigos de verdad y es la complicidad. Con las amistades reales se habla en otro idioma, con una mirada o un gesto basta para que tu amiga se de cuenta desde el otro lado del salón que necesitas rescate, por ejemplo. Pero esto no es todo, pues también los amigos de verdad se paran con los pies firmes a tu lado, pase lo que pase, y se enfrentan contigo al mundo así no quieran hacerlo.

5. No te juzgan

No todas las personas somos iguales y para ser amigos de verdad no necesitamos ser la fiel copia del otro; de hecho, muchas relaciones fuertes de amistad surgen con personas con las que tenemos muchos gustos opuestos y algunos puntos de desencuentro. Lo maravilloso de todo esto, es que a pesar de las diferencias, los amigos de verdad no juzgan, no te culpan ni te critican por tus decisiones o por tu manera de ser.

Esto no quiere decir que no les importe ni les afecte lo que hagas, de hecho si ven que estás cayendo en picado te lo van a decir de frente, pero lo harán a través del amor y la compasión, mas no a través de los juicios, porque así son los amigos de verdad.

6. Están contigo en las malas

Algo que siempre es sinónimo de una amistad de corazón es que estén contigo en los peores momentos y no solo para pasarlo bien. Porque esa es la vida, momentos en los que todo está genial y otros que se ponen difíciles, que nos cuestan enfrentar y de los que muchos huyen; pero los amigos de verdad se quedan ahí, acompañándote mientras la tormenta pasa y listos para celebrar cuando haya sucedido.

7. Pero también les alegra cuando estás en las buenas

Siempre hablamos de lo buenas que son las amistades cuando nos acompañan en los momentos difíciles, y no es para menos. Pero hay otra prueba un tanto más difícil de la amistad, y es cuando estás pasando por momentos realmente buenos.

Es totalmente humano que, cuando algo excelente les pasa a nuestros amigos, se nos pase por la mente en un segundo los logros y no logros de nuestras vidas, los objetivos no cumplidos, las inseguridades y las envidias.

Son realmente amigos de verdad, quienes son capaces de dejar esos 10 segundos de auto conciencia para celebrarte y felicitarte de corazón por lo que has logrado, apoyarte en tus objetivos, disfrutar contigo del triunfo sin necesidad de criticar, o hablar desde la envidia acerca de esto. Compartir la alegría del otro sin importar en que estemos nosotros es una gran señal de que son amigos de verdad.

Maria Weevs