6 alimentos que producen hinchazón (¡y no lo sabías!)

1 year ago

Carlota Serrano

Descubre cuáles son los alimentos que te harán sentir hinchada y querrás evitar.

Algunos alimentos nos hacen sentir hinchadas.
Algunos alimentos nos hacen sentir hinchadas. Fuente: Unsplash

Puede ser que seas una persona sana que cuida su alimentación y aun así te encuentras de vez en cuando con la zona del vientre abultado, y es que hay una serie de alimentos que producen hinchazón, aunque nunca nos lo hubiéramos imaginado.

Quien más quien menos conoce esta molesta sensación, así que si quieres descubrir qué productos debes evitar, te lo contamos en este artículo.

Alimentos que producen hinchazón abdominal

Descubre cuáles de ellos pueden causarte inflamación del vientre (y nunca antes lo hubieras pensado):

1. Leche y derivados lácteos con lactosa

El ser humano es el único mamífero que continúa consumiendo leche en la edad adulta, el problema es que se debe más a un hábito que a una necesidad y, por tanto, no se ha tomado conciencia sobre si sus beneficios compensan las molestias que pueden llegar a ocasionar. De hecho, la leche se encuentra entre los alimentos que producen hinchazón.

Actualmente se estima que un 75% de la población mundial no es capaz de asimilar la lactosa. Y aunque no estamos hablando de alergias, es habitual que los productos lácteos con lactosa produzcan distensión abdominal.

Parece una redundancia, pero lo cierto es que no todos los productos lácteos contienen lactosa: ésta es un tipo de azúcar que se encuentra presente de forma natural en la leche, pero que en ciertos procesos, ésta se va degradando hasta desaparecer, como en el caso de los yogures y quesos.

Por esa razón, no hay por qué prescindir de los productos lácteos y de sus nutrientes, pero para evitar la inflamación del vientre podemos evitar consumir la leche y darle prioridad a sus derivados con menos presencia de lactosa.

2. Barritas de cereales

Las aparentemente inofensivas barritas de cereales suelen contener proteínas de soja, y por la presencia de los oligosacáridos en éstas (moléculas compuestas por azúcares simples conectados unos con otros) podríamos incluirlas entre los alimentos que producen hinchazón.

Lo que sucede con los oligosacáridos es que el cuerpo no es capaz de asimilarlos completamente y acaban fermentando en el intestino, produciendo molestos gases y dando lugar a la inflamación característica de la zona del vientre.

3. Comidas muy condimentadas

Aunque el uso de las hierbas aromáticas aporta pequeñas cantidades de aceites esenciales muy beneficiosos para la salud, hay que tener cuidado a la hora de condimentar los alimentos, especialmente con el uso indiscriminado de las especias.

Si bien éstas cuentan con grandes aplicaciones y múltiples propiedades que las hacen saludables, un exceso de adobos y aliños con ellas en las comidas puede acabar provocando problemas de irritación intestinal e inflamando su mucosa.

Salvo en casos muy claros de molestias digestivas con algunas de ellas, como la pimienta negra, la nuez moscada o la cayena (en cuyo caso, mejor evitarlas), lo ideal es que las utilicemos con moderación y en pequeñas cantidades.

4. Edulcorantes artificiales

Muchas de las personas que cuidan su alimentación, lo hacen porque quieren mejorar su apariencia física, y entre ellas suele ser habitual sustituir el azúcar blanco por edulcorantes artificiales. Si estas personas supieran que con eso están provocándose distensión abdominal, quizás los evitarían, pues éstos son algunos de los alimentos que más producen hinchazón.

Y es que tanto el manitol, el sorbitol como el xilitol se utilizan para endulzar bebidas, bollería y productos varios sin azúcar, pero llegan intactos hasta el intestino grueso sin alterarse donde las bacterias se alimentan de ellos produciendo gases.

Si se desea optar por endulzar sin recurrir al azúcar refinado, es preferible recurrir al azúcar moreno o a las hojas de estevia en polvo.

5. Alimentos con gluten

Muchas famosas se han apuntado a la alimentación sin gluten y otros muchos creen que se debe a una moda de las muchas que se imponen. Pero también es cierto que son bastantes las celebrities que cuentan con el asesoramiento de expertos a nivel nutricional y que son quienes les han aconsejado dar este paso.

Hoy por hoy es complicado distinguir hoy lo que es una moda en alimentación de lo que puede tener una base fundamentada y por tanto haberse impulsado como mejora de la calidad de vida. El caso es que cada vez son más los nutricionistas y especialistas de la salud que nos hablan de las razones por las que el gluten realmente no le sienta bien a nuestro delicado intestino.

Al igual que con la lactosa, en el caso del gluten no es preciso que se sea celíaco o alérgico para que produzca alteraciones en las paredes del intestino, ya que a todas las personas, en menor o mayor medida se las provoca. Para aquellos que son más sensibles, la distensión abdominal será un signo inequívoco.

6. Consumir la fruta después de la comida

La fruta es deliciosa y totalmente necesaria para mantenernos sanas. Pero hay una gran diferencia entre consumirla antes o después de la comida.

Cuando lo hacemos un rato antes podemos acceder a las vitaminas que nos aportan con facilidad ya que son muy fáciles y rápidas de digerir. En cuestión de unos 15 minutos ya habrán salido de nuestro estómago camino al intestino. Sin embargo, cuando las consumimos después de una comida completa, es cuando entran a formar parte de los alimentos que producen hinchazón.

Tiene que ver con el proceso de digestión; cuando la consumimos de postre, al llegar la fruta al estómago cuando éste ya ha comenzado a digerir el resto de alimentos alterará el pH de la digestión, dificultando la descomposición en nutrientes más asimilables por el organismo y producirá una reacción de fermentación que hinchará el vientre causando molestias.

Por eso, si tienes el gran hábito de comer fruta a menudo, no lo abandones, sólo procura hacerlo unos 15 minutos antes de comer o entre las comidas principales. De esta forma no sólo aprovecharás de forma óptima sus nutrientes, sino que también te evitarás las molestias derivadas de la fermentación de la fruta.

Carlota Serrano