Cómo hacer un risotto perfecto con 3 deliciosas recetas

9 months ago

Ingrid Dalmau

Aprende a preparar en su punto este delicioso plato de arroz cremoso de origen italiano. ¿Te atreves?

Para preparar un risotto en su punto debemos seguir una serie de consejos.
Para preparar un risotto en su punto debemos seguir una serie de consejos. Fuente: ©GTRESONLINE

El risotto es un plato tradicional de la cocina italiana que con los años se ha ido colando en los recetarios de muchos aficionados a la cocina, por ser un plato delicioso y que permite variaciones en los ingredientes.

Aunque muchos no lo crean, este es un plato complejo, del que no es fácil lograr la textura suave y cremosa que lo caracteriza. Para que puedas conseguir un resultado perfecto, te contamos paso a paso cómo hacer un risotto cremoso y en su punto.

Qué es el risotto

Este plato de origen italiano se caracteriza por estar elaborado a base de arroz y tener una textura cremosa. Aunque existen muchas variaciones y recetas, para lograr hacer un risotto perfecto lo mejor es utilizar queso, que es otro ingrediente característico y el que aporta mayor cremosidad al plato.

Es uno de los platos más populares del norte de Italia, concretamente de la zona de Lombardía y el Piamonte. Se desconoce el verdadero origen de esta receta, pero la leyenda cuenta que su versión original y más extendida, el risotto alla milanese, fue creada en el siglo XVI por un joven aprendiz de un célebre artesano del vidrio. En su banquete de bodas mandó colorear los platos de arroz con azafrán para que se asemejaran al oro, y sorprender así a su prometida.

Aparte del risotto alla milanese, que lleva azafrán y es típico de Milán, existen otros tipos según los ingredientes principales. Los más populares son al parmesano, el de setas, a los 4 quesos, con espárragos, con verduras o con champiñones. Pero ¿cómo hacer un risotto perfecto? Lo primero a tener en cuenta será el tipo de arroz.

Se puede usar cualquier tipo de arroz, pero el tipo de grano preferente es uno pequeño o mediano, de tipo redondo y de bajo contenido en amilosa. Estos tienen una mayor capacidad para absorber el líquido y liberar el almidón de forma progresiva, favoreciendo la textura cremosa que requiere el risotto. Los más recomendado por los italianos son los de variedad japónica, especialmente el arborio y el carnaroli.

Existen muchos tipos de risotto según los ingredientes principales.
Existen muchos tipos de risotto según los ingredientes principales. Fuente: ©GTRESONLINE

Cómo hacer un risotto en su punto

Los ingredientes básicos en un risotto son el arroz, mantequilla, aceite de oliva, queso parmesano, cebolla, caldo de pollo o verduras, vino blanco, aceite de oliva y sal. Opcionalmente podemos añadir también dos dientes de ajo, pimienta negra y nuez moscada, según el gusto.

Aparte, según la variedad de risotto que queramos preparar, añadiremos unos ingredientes más u otros a la receta clásica, que facilitamos más adelante. Pero para lograr hacer un risotto perfecto no importa tanto qué tipo de receta sigamos, sino que el arroz esté bien cocinado y la textura sea la adecuada. Para ello debemos seguir una serie de consejos y prestar mucha atención al plato durante la preparación.

Antes de nada, no debemos lavar el arroz antes de cocinarlo, ya que de esta forma perdería parte del almidón necesario para lograr su textura. Un buen risotto ha de quedar cremoso, pero los granos deben estar separados y con un punto al dente. Para ello será básico ir removiendo continuamente y con cuidado, sin apretar, para que el arroz vaya soltando el almidón poco a poco y vaya formando la textura cremosa deseada

Para hacer un risotto en su punto, otro dato a tener en cuenta es que el caldo que echaremos al arroz debe estar caliente en el momento de añadirlo, por lo que se recomienda tenerlo a fuego bajo en otra olla mientras preparamos el resto.

Una vez finalizado, debe ser consumido al momento para que los granos no vayan absorbiendo toda el jugo y los encontremos en su punto. Antes de servir, podemos decorarlo con queso parmesano rallado por encima y perejil.

Las mejores recetas de este plato

A continuación te detallamos las 3 recetas más populares para prepararlo, para que puedas hacer un risotto perfecto en tu hogar y probar diferentes versiones.

1. La versión clásica

Aunque la versión más tradicional es alla milanese, con azafrán, la receta más simple del plato es la que lleva simplemente arroz y parmesano. Para esta receta básica necesitaremos 400 gr de arroz, 1 cebolla picada, 1,5 l de caldo de pollo, 125 ml de vino blanco, 70g de queso parmesano rallado, 80 gr mantequilla, aceite de oliva, sal y pimienta al gusto.

Empezamos sofriendo la cebolla picada a fuego lento en un cazo con aceite de oliva. La pochamos hasta antes de que llegue a dorarse. Será entonces cuando podremos echar el arroz para sofreírlo todo junto durante unos 4 o 5 minutos. Cuando el arroz empiece a verse transparente, entonces añadimos el vino blanco.

Una vez que el vino ha sido absorbido por el arroz, aumentamos el fuego a un punto medio y empezamos a añadir el caldo en pequeñas cantidades. Hay que ir añadiendolo poco a poco a lo largo de los 18 o 20 minutos que lo iremos cocinando, todo sin dejar de remover.

Pasado ese tiempo, o bien cuando el arroz esté cocinado a nuestro gusto, apartamos la olla del fuego y añadimos el queso parmesano, la mantequilla y salpimentamos. Removemos hasta que se forme una textura suave y cremosa. ¡Y ya estará listo para servir!

Es importante ir añadiendo el caldo poco a poco.
Es importante ir añadiendo el caldo poco a poco. Fuente: ©GTRESONLINE

2. Con setas

Para hacer un risotto con setas necesitamos 400 gr de arroz, 300 gr de setas frescas, 1 cebolla picada, 1,5 l de caldo de pollo, 125 ml de vino blanco, 70g de queso parmesano rallado, 80 gr mantequilla y aceite de oliva. Se pueden añadir dos dientes de ajo y pimienta al gusto.

Para preparar el risotto de setas, lo mejor será utilizar funghi porcini, la variedad de boletus italiana. Aunque si no encontramos también es recomendable la variedad portobello, e incluso utilizar una mezcla de varios tipos de setas, incluídos champiñones. Para empezar los limpiamos bien, los cortamos a láminas y los reservamos.

En este caso empezamos también por sofreír la cebolla picada (y el ajo picado, en caso de usar) en un cazo con aceite. Una vez la cebolla esté transparente, añadimos las setas y las salteamos. Seguidamente echamos el arroz para sofreírlo todo junto durante unos 4 o 5 minutos, y finalmente agregamos el vino blanco.

Luego continuamos con el mismo procedimiento que seguimos con cualquier risotto. Una vez que el vino se ha evaporado o ha sido absorbido, empezamos a añadir el caldo poco a poco y a lo largo de 18 o 20 minutos, según el tiempo que requiera el tipo de arroz utilizado. Todo sin dejar de remover.

Cuando el arroz esté cocinado, retiramos la olla del fuego y añadimos el queso parmesano y la mantequilla, removiendo hasta que se forme una textura suave y cremosa. Añadimos sal y pimienta al gusto. ¡Y esta es la receta para hacer un risotto de boletus en su punto!

Con estas recetas aprenderás a preparar cualquier delicioso risotto.
El risotto ai funghi o de boletus es una de las versiones más gustosas. Fuente: Wikimedia Commons

3. Con 4 quesos

Para hacer un risotto 4 quesos necesitamos 400 gr de arroz, 1 cebolla picada, 1,5 l de caldo de pollo, 125 ml de vino blanco, 50g de queso parmesano rallado, 50 gr de queso gorgonzola, 50 gramos de queso taleggio, 50 gr de queso fontina, 70 gr mantequilla, aceite de oliva, sal y pimienta al gusto.

Tal y como hemos seguido en la receta básica, primero sofreímos la cebolla picada a fuego lento en un cazo con aceite de oliva. Cuando se vea transparente y sin que llegue a dorarse, echamos el arroz para sofreírlo todo junto durante unos 4 o 5 minutos. Luego añadimos el vino blanco.

Una vez que el vino ha sido absorbido, subimos el fuego y vamos añadiendo el caldo en poco a poco, a lo largo de 18 o 20 minutos y mientras vamos removiendo.

Cuando el arroz esté en su punto, retiramos la olla del fuego y añadimos los 4 quesos y la mantequilla. Removemos para conseguir la textura suave y cremosa. Salpimentamos al gusto, pero teniendo en cuenta que el tipo de quesos utilizados ya aportan una buena cantidad de sal al plato. Dicho esto, ¡ya podremos disfrutar de un risotto a los 4 quesos!

¡Y ahora ya sabes cómo hacer un risotto delicioso y en su punto! Recuerda que una vez domines la versión más básica del la preparación del risotto, puedes seguir estas mismas recetas pero adaptando otros ingredientes a tu gusto. ¿Con qué risotto te quedas?

Ingrid Dalmau