Cómo evitar las rozaduras en los pies (al llevar sandalias)

4 months ago

Paz Beltrán

Si quieres evitar las rozaduras en los pies, te contamos 10 trucos infalibles para evitar heridas o ampollas que se forman cuando llevas sandalias nuevas.

Disfruta de tus mejores sandalias este verano sin sufrir heridas o ampollas.
Disfruta de tus mejores sandalias este verano sin sufrir heridas o ampollas. Fuente: Unsplash

Nada peor que salir a disfrutar de los días del verano luciendo unas hermosas sandalias y que estas se conviertan en tu peor pesadilla. Te empiezan a rozar los pies, marcar por todas partes y a los 5 minutos de caminar con ellas ya sientes cómo se empiezan a formar dolorosas ampollas en los pies.

Nos pasa a todas las mujeres, al punto de llevar calzado de repuesto y tiritas por montones como imprescindibles en nuestro bolso. Para que dejes de sufrir por ello, hemos escogido los mejores trucos para evitar las rozaduras en los pies que nos causan las sandalias y los zapatos nuevos. ¡Toma nota!

10 trucos para evitar las rozaduras en los pies

No queremos renunciar al hermoso calzado de verano y a tener los pies al aire libre, pero tampoco queremos las molestas rozaduras y ampollas en los pies. Por eso, tenemos los trucos más utilizados de todos los tiempos para evitar las rozaduras en los pies, producidos por las sandalias y los zapatos nuevos. ¡Olvídate del “para presumir hay que sufrir”!

1. Mantén tus pies bien hidratados

Los días de verano son los más fuertes para nuestros pies, que andan siempre tan bien protegidos durante el resto del año. Por eso debemos cuidarlos e hidratarlos más que nunca, pues si tu piel está hidratada, se vuelve más elástica y más fuerte, y por lo tanto más resistente.

Aplica crema hidratante para pies todos los días sin falta, para evitar las rozaduras de los pies y las grietas que se forman por la sequedad y por el contacto con los materiales duros de las sandalias.

2. Prepara las zonas más propensas a sufrir rozaduras

Todas sabemos qué partes de nuestros pies son más propensas a las rozaduras de las sandalias, por lo que debemos prepararlas con antelación para hacerlas resistentes.

Días antes de usar las sandalias, empieza a aplicar vaselina en esas partes conflictivas del pie, para que cuando llegue el día de usarlas no te hagan rozaduras. También puedes seguir utilizando la vaselina durante todo el verano si así lo prefieres y te sientes más cómoda.

3. Siempre es mejor evitar

No será el truco más estético para evitar las rozaduras en los pies, pero es preferible un poco de esparadrapo antes que una terrible ampolla que no te permita ni caminar.

Si quieres usar un par de sandalias que te encantan pero que, a pesar de todos los trucos, te siguen haciendo rozaduras, entonces prepara las zonas del pie más propensas con esparadrapo o micropore. El pegante es mucho más resistente que el de las tiritas, por lo que te protegerá durante horas; además es transpirable e hipoalergénico.

En todo caso, el micropore se debe convertir en un imprescindible en tu bolso en el verano, pues no sabemos en qué momento se te pueden hinchar los pies, y las sandalias que antes no marcaban empiezan a intentar hacernos ampollas en los pies.

4. El truco de las celebrities

Muchas celebrities compran sus sandalias una talla más grande de lo normal, especialmente cuando son de tacón; de esta manera tienen espacio en las sandalias para cuando el calor y el estar mucho tiempo paradas les hinchan los pies. Así pues, evita las ampollas y rozaduras de los zapatos previniendo el problema de las sandalias apretadas en primer lugar.

5. Las sandalias nuevas al congelador

Es normal que las sandalias nuevas sean un poco más estrechas, pero eso tiene como resultado terribles dolencias en los pies. Para evitarlo, toma una bolsa de congelación y llénala hasta la mitad de agua. Luego ubica la bolsa dentro de la sandalia, en la parte más estrecha, y métela en el congelador. Después de un par de horas, retira la sandalia y la bolsa, e inmediatamente después ponte la sandalia y camina con ellas un buen rato por casa.

Lo que sucede es que al convertirse el agua en hielo, el volumen aumenta, haciendo que el espacio estrecho se agrande un poco. Además la humedad suaviza el material, especialmente si es de piel, por lo que al ponértelas inmediatamente después se van a moldear más fácilmente a la forma de tu pie. De esta forma, cuando salgas a la calle con ellas, no te van a hacer rozaduras en los pies.

6. Crema en las sandalias

El truco para evitar las rozaduras de los pies de nuestras abuelas sigue siendo uno de los más infalibles. Unta con crema hidratante los bordes, costuras y partes de las sandalias que nos pueden hacer daño. Realiza un ligero masaje hasta que se absorba bien el producto, para que el material se suavice. Puedes dejarlas toda la noche con crema y repetir el proceso cuantas veces quieras.

7. Alcohol y periódico

Otro truco para ensanchar las sandalias y hacer que se amolden a la forma de tus pies es impregnar unas hojas del papel periódico con alcohol, para ubicarlas justo en la parte de las sandalias que más te duelen. Déjalas un par de horas y retira el periódico; inmediatamente después utiliza las sandalias en casa para que se adapten a tu forma y no te salgan ampollas en los pies.

8. Sandalias con calcetines

Tranquila, no te haremos salir de casa utilizando calcetines con tus sandalias, pero sí que lo vas a hacer en casa. Es una de las formas más eficaces para evitar rozaduras de sandalias nuevas, pues los calcetines te ayudarán a ensancharlas y amoldarlas a tus pies sin herirte.

Antes de salir con las sandalias nuevas por primera vez, camina en casa todo el tiempo posible con ellas usando calcetines. Especialmente si son sandalias para una ocasión especial, hazlo con días de anticipación.

9. Utiliza polvo de talcos

Una de las causas de las heridas de los pies por el uso de sandalias es la transpiración, pues se acumula el sudor en los pies y las sandalias, haciendo que haya fricción entre ellos.

La solución es mantener los pies lo más secos posible para evitar las heridas, y lo puedes lograr utilizando talcos antes de salir de casa. Si sabes que vas a tener un día de mucho caminar, procura llevar en tu bolso un frasco pequeño de polvos de talco, para que te lo puedas aplicar en el momento que necesites.

10. Anti rozaduras de farmacia

Las empresas farmacéuticas ya están al pie del cañón con esto de las heridas de los pies por las sandalias y han desarrollado unos excelentes productos para evitarlas. Uno de los más novedosos es el anti-fricción, un roll-on de cera que ponemos sobre los pies y actúa como una película protectora para evitar las rozaduras.

Para las que no hayas podido evitar, la marca Compeed tiene una selección de productos para tratar las ampollas de los pies que ya nos hemos hecho.

Paz Beltrán