Miel: 8 propiedades y beneficios para nuestro cuerpo

3 weeks ago

Dolores Agüero

Endulzante, antioxidante, antibacteriana, antiséptica, emoliente, … son muchas las bondades de la miel.

La miel y sus 8 propiedades y beneficios para nuestro cuerpo

La miel es un alimento conocido por los humanos desde tiempos remotos. Existen pinturas rupestres que hacen referencia a recolectores de miel, además de diferentes referencias de diferentes pueblos como los babilonios.

Egipcios y griegos lo veían como un producto sagrado, y es que la miel es alimento y medicina a la vez. En este artículo repasaremos 8 propiedaes y beneficios de la miel para nuestro cuerpo, un alimento que nos proporcionan las abejas y del cual los humanos tenemos la suerte de poder disfrutar.

Los 10 beneficios bla bla

La miel es un alimento muy dulce y que a todo el mundo le gusta. Es excelente que sea un alimento rico y saludable a la vez, puesto que esto quiere decir que podemos disfrutar comiéndolo mientras actúa en nuestro beneficio. De todos modos, tiene un alto aporte calórico y no podemos abusar en tomar demasiada cantidad.

Tomar miel de forma moderada es una gran ayuda para nuestro cuerpo por diferentes razones. A continuación veremos cuáles son las 8 propiedades y beneficios más destacables de la miel para nuestro organismo.

1. Poder endulzante

Hoy en día tenemos el azúcar refinado y muchas más alternativas para endulzar nuestros postres, desayunos, meriendas, etc., pero si tiramos un poco atrás en nuestra historia evolutiva veremos que no era así.

El único endulzante natural que existía en el pasado era la miel, y a día de hoy sigue siendo una gran opción, sino la mejor. Es un excelente sustituto del azúcar natural porque su composición hace que sea mucho más saludable para nuestro cuerpo como veremos a continuación.

2. Composición nutricional

Su principal aporte es el energético ya que aporta muchos monosacáridos o azúcares simples, como la fructosa y la glucosa (que en realidad son los que aportan la dulzor en la miel). Es por esta razón que debemos moderar su consumo, pues tiene un aporte calórico considerable.

Pero además de azúcares, en la miel encontramos otros micronutrientes interesantes como el ácido fólico, vitamina C, vitamina B, niacina, hierro o zinc. Estos garantizan la correcta actividad del sistema inmunológico y de nuesto metabolismo.

3. Antioxidantes

Los antioxidantes son sustancias naturales que ayudan a combatir los radicales libres, unas sustancias que dan problemas a las células. Básicamente los radicales libres dificultan la actividad normal de la célula y además la envejece.

Eso significa que todos los alimentos que contengan antioxidantes son muy interesantes de tomar,. Nos ayudan a prevenir enfermedades de todo tipo y hacen que nuestras células envejezcan más lentamente. Su presencia en nuestro cuerpo ayuda al sistema inmunológico a hacer su trabajo y inhibe la inflamación.

4. Ayuda a digerir

La miel nos ayuda a digerir porque contiene enzimas, unas proteínas que ayudan a facilitar y acelerar las reacciones químicas relacionadas con la digestión. Ejemplo de ellas son la amilasa, la catalasa, la peróxido oxidasa o la fosforilasa ácida.

Si notamos que necesitamos digerir una comida es una excelente idea tomar una infusión de alguna hierba que ayude a digerir (manzanilla, menta, boldo, anís, melisa, hinojo, …) con una cucharada de miel. Además, se pueden añadir otros alimentos que también van bien como canela o zumo de limón.

5. Acción antibacteriana

Algunos compuestos que encontramos en la miel tienen poder antibactericida, como el ácido fenólico, el peróxido de hidrógeno, la glucosa oxidasa o algunos flavonoides.

Además, la alta concentración de azúcares hace que los microorganismos tengan muchísimas dificultades en reproducirse. Cuando hay un alimento con mucha concentración de azúcar acompañada de muy poca presencia de agua los microorganismos no pueden prosperar

Esta inhibición bacteriana es tal que se han encontrado muestras de miel perfectamente conservadas en vasijas en excavaciones egipcias. Su datación gira entorno a los 2000 años, pero esta miel era perfectamente consumible solamente calentándola.

6. Alivia el dolor de garganta y la tos.

Las propiedades antibacterianas de la miel también hacen que este producto ayude a combatir enfermedades como resfriados, faringitis y otros dolores de garganta.

Además de calmar el dolor, también ayuda a calmar la tos gracias a su acción balsámica. Es por eso que vuelve a ser recomendable tomar una bebida caliente con miel a la que podemos añadir jugo de limón, también un desinfectante natural.

7. Nos ayuda a regular nuestra energía

Entre los beneficios y propiedades de la miel también hay que señalar su capacidad revitalizante cuando necesitamos ese punto extra de energía.

Lo particularmente bueno es que, a la vez que este alimento es capaz de darnos más energía, en gran medida gracias al aporte de azúcar, también favorece nuestro sueño y mejora los síntomas del estrés. Por lo tanto, nos van bien para combatir la debilidad y el cansancio y al mismo tiempo promueve el descanso y la relajación de nuestro cuerpo.

8. Regenera la piel

Como hemos comentado en la introducción, la miel también es una medicina. Hemos hablado de las propiedades antibacterianas para combatir resfriados y dolores de garganta, y lo cierto es que la miel también tiene poder antiséptico.

Las antiguas civilizaciones ya usaban la miel para tratar heridas en la piel como rozaduras, quemadura, úlceras o infecciones. Se elaboraba un ungüento con miel y algunas hierbas para sanar gracias a su poder emoliente y antibiótico.

Referencias bibliográficas

  • Bardy, J., Slevin, N.J., Mais, K.L. y Molassiotis, A. (2008). A systematic review of honey uses and its potential value within oncology care, J Clin Nurs, 17 (19), 2604–2623.
  • Majtan, J. (2014). Honey: an immunomodulator in wound healing. Wound Repair Regen, 22, 187–192.
  • Molan, P.C (1999). The role of honey in the management of wounds. Journal of Wound Care, 8 (8), 415–418.
  • Rao, P.V., Krishnan, V.T, Salleh, N y Gan, H. (2016). Biological and therapeutic effects of honey produced by honey bees and stingless bees: a comparative review. Revista Brasileira de Farmacognosia, 26 (5), 657–664.

Dolores Agüero

Nutricionista