12 trucos para aliviar el calor en verano

Consejos útiles para soportar las altas temperaturas.
Consejos para soportar el calor

El verano se disfruta mucho con vacaciones en la playa, pero no siempre se puede pasar así. Cuando llega el momento que seguir con la vida cotidiana en medio de las altas temperaturas, la verdad es que deja de ser tan agradable.

El calor y la humedad de la playa, mas la ropa ligera, son excelentes para disfrutar del verano. Pero si tienes que ir a la escuela, a la oficina o simplemente vas a quedarte en casa, seguramente estás pensando en algunos trucos para aliviar el calor. Acá te damos algunos tips.

Ideas para aliviar el calor en verano

Una bebida refrescante no es suficiente para aliviar el bochorno del verano. La ola de calor que se ha presentado en casi todo el mundo nos tiene contra la pared, haciéndonos sentir incómodos y en ocasiones hasta sin energía.

La verdad es que el calor del verano no siempre es divertido. Por eso te damos algunos consejos para pasar cómodamente los días calurosos. Seguro que podrás estar más relajado, aunque no te haya tocado salir de vacaciones.

1. Reduce el uso de electrodomésticos

Los electrodomésticos generan calor al estar funcionando. Estamos tan acostumbrados a utilizarlos para todo constantemente, que ya no nos damos cuenta de que su funcionamiento contribuye a aumentar la temperatura del lugar.

Por esa razón es mejor reducir el uso de estos aparatos, para así controlar un poco el calor en interiores. Incluso si el aire acondicionado está conectado, reducir el uso de los electrodomésticos contribuye a que su efecto refrescante mejore.

2. Prepara bebidas y helados

Si tienes una nevera cerca, prepara bebidas y helados para tener suficientes a mano a lo largo del día. En la casa lo mejor es tener jarras de agua en el refrigerador todo el tiempo. Puede ser que prepares agua de frutas pero eso sí, con poca azúcar.

En los centros de trabajo normalmente hay un frigorífico. Aprovecha para tener ahí una botella de agua, un helado o un poco de fruta. Cuando sientas que el calor comienza a apoderarse de ti, corre a la nevera y disfruta de algo fresco.

3. Planea tus actividades al exterior

Las horas de mayor calor son entre las 10 am y las 4 pm. Esto puede variar según la zona geográfica, pero en general es el horario donde el calor aumenta. Siempre que sea posible, planea un día antes para realizar tus actividades al aire libre fuera de estas horas.

Hacer la compra, hacer ejercicio, pasear a tu mascota o hacer recados, son ejemplos de actividades que se hacen más cómodamente sin calor. Siempre es mejor hacerlas antes de las 10 de la mañana para ir más frescos. Aunque algunas actividades no pueden adaptarse a este horario, aprovecha para realizar las que sí.

4. Ropa ligera

Además de la ropa para vacacionar, hay ropa ligera para realizar las actividades cotidianas. Si estás trabajando durante el verano o te quedaste en casa a descansar, no podrás andar en bikini o traje de baño, pero sí puedes elegir ropa que te permitan estar fresca.

Elige las prendas de algodón, ya que de esta forma la transpiración del cuerpo no se ve bloqueada, porque dejan pasar el aire. Telas frescas como el lino también son excelentes para ir formal pero no acalorarse. Los colores frescos también ayudan a reflejar la luz. Por último, elige unos zapatos que no sean apretados ni de plástico.

5. Menos azúcar

Las bebidas azucaradas son engañosas al momento de aliviar el calor. Un refresco frío parece una buena opción cuando nos encontramos sudando y en medio del calor. Al momento de beberlo podría parecer que te refresca, pero en realidad resulta contraproducente.

Lo mejor para hidratar y refrescar es el agua natural. Si es fresca, el alivio será inmediato, pero incluso si no lo es, resulta más adecuada para realmente refrescar el cuerpo. Puedes preparar agua de frutas natural, pero preferentemente añade solo un poco de azúcar mejor aún, nada.

Consejos para soportar el calor - jarra

6. Alimentos frescos

La alimentación también te ayuda a reducir el calor en verano. Obviamente que a nadie se le antoja un plato de sopa o caldo caliente, pero también ocurre que nuestras elecciones de alimentación para días de calor no contribuyen a refrescarnos.

Hay que escuchar a nuestro cuerpo. Regularmente en esta época del año lo que más nos apetece es la fruta de temporada, las ensaladas, el pescado y el agua. Todos estos alimentos son los que te ayudarán a sentirte más ligero y fresco.

7. Ducha tibia

Por la mañana antes de salir a trabajar, toma una ducha tibia. Aunque aún no se perciba mucho calor, te ayudará a refrescarte durante más horas tomar un baño con el agua más fría que toleres. Además te sentirás activo y con más energía para realizar tus actividades.

A la hora de dormir también puedes tomar una ducha con agua tibia. Es relajante pero además te resultará muy refrescante. Si después de bañarte debes ir a dormir enseguida, entonces es mejor no mojarse el cabello.

8. Aceite esencial de menta

El aceite esencial de menta es un excelente aliado para refrescar. Lo puedes usar de muchas formas, por ejemplo: si tienes bañera, agrega unas gotas de aceite de menta durante los baños.

Otra forma de usar la menta es agregarla a tu gel o jabón de ducha para darte una ducha con él. También puedes aplicar una gota directamente en tu sien y detrás del cuello. Este un gran truco para aliviar el calor en verano, pues puedes cargar una con pequeña botella y usarla cuando te sientas acalorada.

9. A la hora de dormir

En el verano un momento muy incómodo suele ser la hora de dormir. El calor es tan intenso que hasta resulta difícil conciliar el sueño. Para aliviar el calor durante la noche, elige una pijama fresca, además ropa de cama también ligera.

Además de esto, procura sacar el aire caliente de la habitación. Puedes usar un ventilador y direccionarlo de tal forma que haga circular el aire. Otro gran truco para refrescarte a la hora de dormir es quitarte los calcetines y dejarlos fuera de las cobijas.

10. Rociar agua

Prepara un pequeño aspersor con agua para refrescarte. Si por alguna razón tienes que estar en lugares donde se “encierra” el calor y no hay mucha posibilidad de ventilarlo, puedes usar este truco para refrescarte continuamente.

En una pequeña botella con aspersor, vierte agua con una de aceite gota de menta y siempre que sea posible ponlo en la nevera. Cuando sientas que el calor empieza a ser menos tolerable, rocíate la nuca con agua. Esto ayudará a que tu temperatura corporal se reduzca.

11. Compresas de agua tibia

Si estáis en casa y el calor aumenta, usa compresas de agua tibia. Remoja unas toallas o trapos en un poco de agua, pero es importante que la temperatura del agua sea tibia y no fría pues esta provoca el efecto contrario.

Aplica estas compresas en la parte trasera del cuello, codos, tobillos y rodillas. Sentirás un alivio inmediato. La razón por la que no se utiliza agua fria es por que esta causa un efecto vasoconstrictor que provoca un aumento en la temperatura corporal.

12. Cremas corporales frías

Las cremas que usas para hidratar tu cuerpo pueden ser tus aliadas para aliviar el calor. Es un truco sencillo que te ayudará a refrescarte por varias horas. Solo tienes que mantener los frascos de crema en la nevera.

Haz la prueba y verás como al momento de aplicarla en tu piel, el efecto refrescante es inmediato. Además de usarlas en las primeras horas del día para salir a realizar tus actividades, puedes aplicarla a lo largo del día, de esta forma te refrescaras y te humectas al mismo tiempo.

Referencias bibliográficas

  • Hifumi, T., Kondo, Y., Shimizu, K., & Miyake, Y. (2018). Heat stroke. Journal of intensive care, 6, 30. doi:10.1186/s40560-018-0298-4.
  • Morris A, Patel G. Heat Stroke. (2019). In: StatPearls. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Jan. Extraído el 26/08/2019 de NCBI Books

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.