Mascarilla de avena: cómo aplicarla (paso a paso) y sus beneficios

La avena, además de ser un alimento muy nutritivo, también tiene otras aplicaciones
Mascarilla de avena

Una mascarilla de avena es una forma natural y económica de cuidar tu piel. No hacen falta productos caros y complicados para tener un cutis hidratado, joven, libre de manchas y acné. Algunos ingredientes de la naturaleza nos pueden ayudar con este propósito.

La avena es un aliado genial para el cutis. Sola o combinada con otros ingredientes, hidrata la piel y controla el acné, siendo una alternativa económica, práctica y sencilla de preparar y usar. Te dejamos aquí el paso a paso para aplicar una mascarilla de avena y te contamos sus beneficios.

Cómo hacer y aplicar la mascarilla de avena

La mascarilla de avena es sencilla de preparar. Su gran virtud es que absorbe la grasa, por lo tanto combate el acné. También la hidrata y la rejuvenece gracias a la cantidad de proteínas y antioxidantes que contiene, que además ayudan a desvanecer manchas y cicatrices.

Eso sí, algo muy importante es usar avena natural. La que contiene saborizantes o azúcar podría dañar la piel. Otra observación importante es que si se utiliza la avena seca, funciona como exfoliante y cocida ayuda con la inflamación y el enrojecimiento.

1. Elegir la avena adecuada

El primer paso para hacer la mascarilla de avena es elegir el cereal correctamente. Algunas de las presentaciones de la avena tienen azúcar añadida o incluso otros ingredientes como semillas o frutos secos, esta avena definitivamente no debe utilizarse para el cuidado facial.

Lo mejor es que sea totalmente natural y sin añadidos, para que no vaya a haber ningún problema en tu piel. Aunque alguna de las mezclas con avena para mascarilla puede incluir azúcar, lo mejor es elegir una que sea natural.

2. Prueba de alergia

Antes de comenzar con la elaboración de la mascarilla, hay que hacer una prueba de alergia. Ponerse una pequeña cantidad sobre una zona concreta de la piel es la forma más eficiente de verificar si existe una reacción a la mascarilla de avena.

Para hacer esta “prueba del parche” hay que remojar un poco la avena y colocar una plasta sobre una gasa o pedazo de tela, y colocarlo unos minutos sobre una pequeña parte de la piel del rostro. Se retira tras esperar alrededor de 10 minutos, para verificar que no haya enrojecimiento, comezón o hinchazón.

3. Detectar tu tipo de piel

La mascarilla sirve para casi todo tipo de piel, pero depende de la forma de prepararla. Para que esta mascarilla natural no termine por afectar el cutis, hay que identificar que tipo de piel tenemos para saber cual es la mejor forma de prepararla.

Si tienes piel grasa con tendencia al acné, lo mejor es que la avena se utilice cocida. Pero si la piel es seca, entonces la avena cruda es una mejor opción para realizar la mascarilla. Para los dos tipos de piel, la recomendación es aplicarla durante la noche.

4. Preparar la avena

El primer paso es preparar la avena para la mascarilla. Se necesita media taza de avena cruda y ¾ de agua si se va a hervir. En caso de que vayas a usar la mascarilla de avena cruda para piel seca, solo hay que pulverizar o machacar con un mortero la avena y agregarle agua.

Si se va a usar cocida, se pone a hervir el agua y se agrega después la avena, se deja remojar por unos minutos y se muele. En ambos casos debe quedar como una pasta espesa para facilitar su aplicación. Hay que esperar a que se enfríe antes de comenzar a usarla.

5. Aplicar la mascarilla

Antes de aplicar la mascarilla de avena, hay que limpiar la cara, de preferencia con un producto desmaquillante, aunque con agua y jabón pH neutro también es suficiente. El objetivo es que la piel se encuentre limpia antes de aplicar la mascarilla.

Con las manos también perfectamente limpias, hay que esparcir la mascarilla y aplicarla en todo el rostro. Si la avena es seca, se puede hacer un poco de presión y frotar suavemente para que funcione como exfoliante. De lo contrario, basta con aplicarla en todo el rostro.

6. Recomendaciones para aplicar la mascarilla de avena

Hay que tomar en cuenta varias recomendaciones para aplicar la mascarilla de avena. Lo primero es no exceder más de tres veces a la semana su uso. También es importante aplicarla en las noches para evitar que produzca manchas en la piel.

La mascarilla de avena tiene tantos beneficios para la piel que también puede aplicarse en otras partes del cuerpo a parte de la cara, ya sea para exfoliar o para suavizar. Así que para la espalda, brazos, piernas y pies, esta mascarilla también es muy eficiente.

7. Otros ingredientes para la mascarilla de avena contra el acné

La mascarilla de avena se puede combinar con otros ingredientes para hacerla más efectiva. Si el cutis tiene problemas de acné o tendencia a acumular grasa, se puede combinar con miel o limón para que sea aún más efectiva.

Para realizar esta mascarilla, hay que seguir el mismo procedimiento y simplemente al final agregar una cucharada de miel o el jugo de medio limón. Se aplica de la misma manera. Las propiedades antibacterianas de la miel y del limón ayudan a combatir el acné.

8. Avena con leche y yogur para una piel joven

Los lácteos ayudan con sus probióticos a que la piel luzca joven. Además de que el Ph ácido del yogur y de la leche ayuda a reducir las espinillas. Por esta razón si se agrega alguno de estos ingredientes a la avena conseguirás una piel hermosa.

El yogur debe ser natural, es decir sin fruta ni colorantes o azúcar añadidos. Se añade una cucharada sopera a la mezcla de avena y agua, ya sea seca o hervida. También puede usarse leche, en este caso se sustituye el agua por leche para que la mascarilla quede más pastosa.

9. Mascarilla de avena con huevo

Otro ingrediente excelente para agregar a la mascarilla de avena es el huevo. Debido a sus múltiples propiedades saludables, el huevo le puede proporcionar a la piel los nutrientes necesarios para que luzca hidratada, joven y flexible.

Para esta mascarilla de avena con huevo, hay que añadir el huevo completo y mezclarlo con la avena y el agua. Es para todo tipo de pieles y además es excelente para limpiar la cara de químicos e impurezas. Esta mascarilla puede usarse dos o tres veces por mes como máximo.

Referencias bibliográficas

  • Criquet, M., Roure, R., Dayan, L., Nollent, V., & Bertin, C. (2012). Safety and efficacy of personal care products containing colloidal oatmeal. Clinical, cosmetic and investigational dermatology, 5, 183–193. doi:10.2147/CCID.S31375.
  • Lin, T. K., Zhong, L., & Santiago, J. L. (2017). Anti-Inflammatory and Skin Barrier Repair Effects of Topical Application of Some Plant Oils. International journal of molecular sciences, 19(1), 70. doi:10.3390/ijms19010070.

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.