Poros abiertos: 6 remedios para cerrar los poros dilatados

4 months ago

Amanda Coeting

Los poros abiertos o poros dilatados suponen un problema para nuestro rostro, pero existen formas fáciles y caseras de reducirlos o cerrarlos. Te las contamos.

Los poros abiertos pueden causar otras imperfecciones si no se tratan.
Los poros abiertos pueden causar otras imperfecciones si no se tratan. Fuente: Disponible en: drsyed.in

Los poros abiertos son uno de los principales problemas estéticos que nos puede afectar el rostro, favoreciendo además la aparición de espinillas y otras imperfecciones.

Por suerte existen formas de reducir o cerrar los poros dilatados, ya sea con simples trucos que puedes hacer en casa o con mascarillas faciales caseras.

En este artículo te contamos qué problemas conlleva tener los poros abiertos y cómo cerrarlos con 6 remedios caseros para tu rostro, que te ayudarán a tensar la piel y mantenerla limpia.

Problemas de tener los poros abiertos

Los poros abiertos o poros dilatados en el rostro son un problema antiestético que en ocasiones resulta difícil de disimular, siendo una de las imperfecciones en el rostro más comunes y que más pueden afear la piel.

La apertura de los poros puede deberse a una falta de hidratación de la piel, una mala limpieza del rostro, falta de exfoliación, una mala dieta, el envejecimiento de la piel, un exceso de sol o malos hábitos como fumar o la falta de ejercicio.

Los poros abiertos, además de verse antiestéticos, pueden suponer un problema mayor para la salud de la piel y el rostro, puesto que de esta forma acumulan suciedad más fácilmente y pueden formarse los molestos puntos negros y las espinillas o los granos. Estos últimos son precisamente consecuencia de una infección producida en los poros muy abiertos donde se ha acumulado un exceso de sebo.

Para evitar que esto ocurra, a continuación te aconsejamos varios hábitos que pueden ayudarte a mantener limpios los poros abiertos, previniendo así la aparición de estas imperfecciones.

Cómo cerrar los poros dilatados en 4 consejos

Aparte de los remedios para poros abiertos, te contamos cómo prevenirlos y cómo mantenerlos limpios, para evitar que se acumule suciedad y derive en problemas mayores para tu piel.

1. Baño de vapor

Si bien el calor contribuye a abrir los poros, realizar un baño de vapor cada semana te ayudará a mantenerlos limpios de sebo y de residuos que se pueden acumular en ellos. Bastará con hervir agua en un cazo y colocarte encima con una toalla, para que todo el vapor resultante te limpie el rostro.

2. Limpieza de cara

Mantener una rutina de limpieza cada mañana, aunque sea solo con agua, ayudará a mantener limpios tus poros a diario, evitando así la acumulación de impurezas que pueden obstruirlos y provocar que no se puedan cerrar.

3. Exfoliación

Una exfoliación una o dos veces por semana también evitará el exceso de residuos que pueden mantener los poros sucios. De esta forma impedirás que un exceso de células muertas de la piel pueda llegar a taponar el poro, evitando así granos y espinillas.

4. Hidratarlo

La deshidratación es una de las causas de los poros abiertos, por lo que mantener una buena hidratación diaria del rostro te ayudará a reducir su aparición. No olvides beber tus 2 litros de agua diarios recomendados y utilizar cremas hidratantes para mantener la piel tersa y libre de imperfecciones.

6 remedios caseros para los poros abiertos

Aparte de mantenerlos limpios, existen formas de cerrar o reducir los poros abiertos o dilatados, a través de remedios caseros baratos y fáciles de preparar que te ayudarán a mantener la piel sana y limpia de imperfecciones. Te los contamos a continuación.

1. Clara de huevo

Una de las formas más eficaces de cerrar los poros abiertos es con huevo, más concretamente la clara. El huevo estira y tonifica la piel del rostro, de forma que ayuda a encoger el tamaño de los poros dilatados.

Puedes preparar una mascarilla de clara de huevo, tomando la clara de un huevo y añadiendo dos cucharadas de avena y de zumo de limón. Lo mezclas hasta formar una pasta y lo aplicas sobre el rostro durante media hora. Aclaras con agua fría y ¡listo!

2. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es otro remedio para los poros abiertos que puedes usar fácilmente en casa. Para ello tan solo necesitas hacer una pasta con dos cucharadas de bicarbonato de sodio y otras dos de agua tibia. Lo aplicas sobre la zona donde tengas los poros más abiertos y masajeas durante un minuto. Aclara con agua fría y disfruta de unos poros limpios y libres de impurezas.

3. Hielo

El frío del hielo contribuye a tensar la piel y cerrar los poros directamente, por lo que este remedio es ideal para utilizarlo después de tus limpiezas faciales y exfoliaciones, asegurando que no taponas ningún poro.

Basta con tomar unos cubitos de hielo y mantenerlos varios segundos sobre la zona con más presencia de poros en el rostro.

4. Miel

La miel también es beneficiosa para cerrar los poros abiertos y mantenerlos limpios y libres de infecciones, puesto que es un potente antibacteriano.

Podemos beneficiarnos de este remedio para los poros dilatados aplicando dos cucharadas de miel sobre la zona más afectada. Deja actuar durante 20 minutos y luego aclara con agua tibia. Termina con una limpieza de agua fría para acabar de cerrar más los poros.

5. Aloe Vera

El Aloe Vera es también otro remedio hidratante y antiinflamatorio, que ayudará a mantener la piel del rostro hidratada y a combatir los poros abiertos. Basta con extraer el gel de una hoja de la planta y aplicarlo directamente sobre el rostro o las zonas donde tus poros estén más dilatados. Deja secar durante varios minutos y aclara con agua fría.

6. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana tiene muchas propiedades para la piel, y una de ellas es que ayuda a reducir los poros abiertos. Sus propiedades lo hacen actuar como un tónico, tensando la piel del rostro. Además también actúa como antiinflamatorio y ayuda a mantener los poros limpios y libres de bacterias.

Para aplicarlo basta con diluir una cucharada de vinagre de manzana en una de agua, aplicarlo sobre el rostro con la ayuda de un algodón y dejar secar para que actúe.

Amanda Coeting