Los 4 tipos de depilación láser: en qué consisten, ventajas e inconvenientes

Existen varios tipos de depilación láser. ¿Cómo y cuál elegir?
Tipos de depilación láser

La depilación láser es la técnica más eficaz para eliminar de forma definitiva el vello corporal. Existen varios tipos de depilación láser y elegir entre uno y otro dependerá del tipo de piel y de vello de cada persona. Con una buena elección se podrán obtener mejores resultados.

Cada vez son más las mujeres y hombres que recurren a la depilación láser. Los riesgos son mínimos y el beneficio es permanente, aunque hay que decir que no todos los tipos de depilación garantizan que no haya dolor, por eso es importante conocer cada uno de ellos y sus ventajas e inconvenientes.

Tipos de depilación láser: 4 opciones para mujeres y hombres

La depilación láser debe ser realizada por un especialista médico. Regularmente, un dermatólogo/a es quien cuenta con la autorización para realizar este trabajo. Así mismo será él o ella quie oriente acerca del tipo de depilación adecuado según los resultados deseados y las características de cada persona.

Entre las diferencias más representativas de los tipos de depilación láser está la intensidad que proyecto el propio láser, el cual se mide en nanómetros (nm). Esto repercute en la intensidad del dolor, la eficacia del tratamiento y la cantidad de sesiones que podrían necesitarse para eliminar de forma definitiva el pelo del área donde se esté trabajando.

Antes de comenzar la primera sesión de depilación láser, en el establecimiento donde se llevará a cabo realizarán una consulta previa y una revisión del historial médico. Para poder tomar la mejor decisión junto con quien realizará la depilación láser, te contamos las características de cada tipo de depilación y sus usos más frecuentes.

1. Láser Diodo

El láser Diodo es el tipo de depilación más utilizado actualmente. Este tipo de láser emite una longitud de onda de 810 nm, que es más alta que la mayoría de los tipos de depilación que se han utilizado desde 1994, año en el que por primera vez se usó el láser para eliminar el vello corporal de forma definitiva.

El láser Diodo es muy eficaz eliminando vello oscuro y aunque en pieles claras su eficiencia aumenta, este tipo de láser también actúa muy bien en fototipos superior a III es decir en pieles con tonos moreno claro a oscuro y bronceadas. Esto es una diferencia importante ya que otros tipos de depilación láser no garantizan un buen resultado en pieles oscuras.

Con el láser Diodo se garantiza la eliminación total del vello de cualquier parte del cuerpo. Debido a la potencia que utiliza es casi indoloro, aunque requiere más sesiones de lo habitual pues normalmente se necesitan 10 para que el vello desaparezca definitivamente. Una ventaja de este tipo de depilación láser es que no existe ningún riesgo de provocar quemaduras.

2. Láser Neodimio-Yag

El láser Neodimio-yag es de alta potencia pero no siempre es muy eficaz. El láser neodimio es utilizado en muchas áreas incluyendo la industrial, científica y por supuesto la cosmética. Es utilizado en la eliminación selectiva de tatuajes permanentes y su uso en la depilación láser definitiva también ha comprobado ser eficaz.

Es un tipo de depilación láser menos utilizado que el de diodo a pesar de su alta potencia. Esto se debe a que no todos los tonos de piel responden bien a la potencia del láser neodimio-yag, en algunos casos se requiere aplicar mayor potencia y esto resulta molesto y doloroso por lo que no se ha popularizado tanto su uso en la eliminación de vello.

Es utilizado cuando el vello es muy grueso y profundo. Por lo que es más común usarlo en la depilación para hombres en zonas como las piernas o en la zona púbica. Sin embargo las pieles menores a fototipo V, es decir blancas y moreno clara, no responden muy bien al láser neodimio-yag e incluso se corre el riesgo de provocar quemaduras leves.

3. Láser Alejandrita

El láser Alejandrita es eficaz en la eliminación del vello en la mayoría de las pieles. Éste tipo de depilación emite a 755 nm lo cual permite trabajar con un rango más amplio de fototipos y grosor de vellos a diferencia del láser Neodimio-yag y Diodo.A pesar de esto el láser Alejandrita no es el más utilizado actualmente debido a que en pieles oscuras o bronceadas no funciona bien.

Este tipo de láser regularmente requiere de un rasurado previo antes de comenzar su aplicación. También suele necesitar de aplicar frío en la zona donde se va a eliminar el vello para adormecer y evitar dolor pues el láser Alejandrita provoca mayores molestias que el resto de los tipos de depilación láser.

Una ventaja de éste láser es que regularmente requiere menos sesiones, la gran desventaja es que en pieles oscuras, bronceadas o que han estado expuestas recientemente al sol, puede causar quemaduras leves, por lo que se desaconseja su uso en este tipo de pieles. El láser Alejandrita puede ser eficaz en pieles blancas con vello mediano o grueso.

4. Láser Rubí

El láser Rubí fue el primer tipo de depilación láser que se utilizó. Alrededor del año 1994 se empezó a promover el uso del láser para la eliminación definitiva del vello corporal. El láser Rubí fue el primero en desarrollarse para éste fin y se utilizó por muchos años antes de la aparición de los tipos de depilación láser que existen actualmente.

Emite una longitud de onda de 695 nm, comparativamente muy bajo con el resto de los que se utilizan de forma frecuente en los centros de belleza y depilación. Desde que comenzó a usarse se recomendaba su uso solamente en pieles muy claras con vello oscuro debido a que en pieles oscuras éste láser provoca quemaduras.

Ya que no se aconseja su uso en pieles arriba del fototipo II ni con vello claro o delgado, el láser Rubí se encuentra prácticamente en desuso. Aunque en algunos lugares se utiliza cuando el tono de piel y el grosor del vello coinciden con el que se puede usar con este láser pues en estos casos sí garantiza un resultado efectivo y puede resultar más económico que el resto.

Referencias bibliográficas

  • Alexiades-Armenakas M. (2006). Laser hair removal. Journal of Drugs in Dermatology.
  • Herzig, Rebecca M. (2015). Plucked: A History of Hair Removal. New York: New York University Press.
  • Warner J, Weiner M, Gutowski KA. (2006). Laser hair removal. Clinical Obstetrics and Gynecology.

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.