Vello facial en mujeres (hirsutismo): ¿por qué sale y cómo eliminarlo?

El crecimiento excesivo de vello facial en mujeres puede ser molesto y poco estético, pero tiene solución.
Vello facial en mujeres

En nuestra cultura, el vello facial femenino no tiene la mejor prensa. Exceptuando casos como el de Frida Kahlo, la mayoría de mujeres prefieren eliminar este vello facial por la molestia que a veces comporta y, por qué no decirlo, por una cuestión estética.

Algunas mujeres presentan muy poco vello facial, siendo casi imperceptible a la vista. No obstante, hay otras mujeres que suelen tener más vello en su rostro. En algunos casos, la cantidad de vello puede suponer un problema estético y tener una causa patológica.

El vello facial en mujeres tiene una causa hormonal. Se debe a un trastorno que provoca el crecimiento descontrolado de vello facial. Esto se convierte en un problema en el momento que empieza a afectar a la seguridad en una misma, y cuando se intenta mantener bajo control sin conseguirlo.

El vello facial grueso en mujeres es poco común sobre todo si aparece en exceso, si es grueso y abarca una amplia superficie de la cara. Este trastorno tiene un nombre: hirsutismo, y hoy explicamos qué lo causa y qué hacer para mantenerlo bajo control.

Vello facial en mujeres: ¿qué hacer?

Se le llama hirsutismo al crecimiento anormal de vello facial en una mujer. Aunque en mayor o menor medida todas las mujeres tienen vello en distintas áreas del cuerpo incluyendo el rostro, se considera un trastorno cuando crece de forma descontrolada con un patrón masculino.

Cuando se padece hirsutismo, el crecimiento descontrolado en el rostro tiene características masculinas, es decir en barba, bigote y patillas, aunque también suele crecer en espalda y pecho. La buena noticia es que existe solución para eliminar el vello facial en mujeres.

¿Por qué sale vello facial en mujeres? Causas

Los niveles altos de andrógenos en el cuerpo son la causa del hirsutismo. La llegada de la pubertad en las mujeres está acompañada de fuertes y trascendentes cambios hormonales. Estos rigen prácticamente todo el proceso de transformación que tiene lugar en el cuerpo.

Alrededor de los 12 años de edad, cuando da comienzo la pubertad, los ovarios empiezan a producir este tipo de hormonas, éstas son femeninas y masculinas, aunque obviamente predominan las femeninas que son las responsables de los cambios característicos del sexo biológico, pero también la presencia de las hormonas masculinas juega un papel relevante.

Hormonas femeninas y masculinas

Los estrógenos y la progesterona son las hormonas femeninas que durante la pubertad comienzan a tomar relevancia produciendo el crecimiento de los senos y el comienzo de los procesos de ovulación.

Por su lado, los andrógenos son las hormonas masculinas que también tienen presencia en el cuerpo femenino y que tienen un papel relevante en el desarrollo del cuerpo femenino. Un proceso normal mantiene un equilibrio adecuado permitiendo una mayor relevancia de las hormonas femeninas frente a los andrógenos.

Esta producción de hormonas que ocurre durante la pubertad provoca el crecimiento de vello en axilas y pubis. Esto es normal y esperado durante este proceso. En el caso de los hombres, la producción de andrógenos produce la salida de barba, bigote y vello en pecho y espalda.

Si durante la producción de hormonas en el cuerpo femenino los andrógenos comienzan a presentarse en mayor cantidad y superar a las hormonas femeninas, se produce el hirsutismo, dando paso a que aparezca el vello facial en el área de barba y bigote, y en muchos casos se presenta también vello en pecho y espalda.

Este desajuste hormonal responde a muchos factores y aunque puede presentarse desde el inicio de la pubertad, es común que a lo largo de la vida reproductiva se presenten diferentes factores que provocan la aparición de este desajuste hormonal.

Factores que alteran la producción de hormonas

Los factores más frecuentes que alteran las funciones hormonales son: el ovario poliquístico, el síndrome de cushing, hiperplasia suprarrenal congénita y algunos medicamentos que se usan para tratar la endometriosis y la depresión. Aunque no es poco común que el hirsutismo aparezca espontáneamente sin una causa aparente.

Sin embargo, estos padecimientos también podrían ser consecuencia del hirsutismo, es decir, que estos padecimientos se encuentran ligados y pueden ser causa o efecto. Es común que junto este trastorno se presenten menstruaciones dolorosas, acné, seborrea y hasta calvicie.

Causas del hirsutismo

Los factores de riesgo que podrían favorecer la aparición descontrolada de vello facial en mujeres, es la herencia genética, la ascendencia y la obesidad, pues el exceso de peso provoca desajustes hormonales con mucha facilidad y frecuencia, por lo que se cree que este trastorno podría presentarse como consecuencia de una ganancia de peso considerable.

Debido a que los síntomas son muy evidentes, no hacen falta estudios exhaustivos o invasivos para determinar que la aparición de vello facial en la mujer se trata de hirsutismo. Bastará con la observación del médico y analizar la historia clínica para especificar el tratamiento a seguir.

¿Cómo eliminar el vello facial femenino?

El tratamiento contra el hirsutismo tiene dos vías: interna y externa. Debido a que la causa de este trastorno es hormonal, la primera medida que debe considerarse para eliminar este padecimiento, es tratar el origen del problema.

1. Tratamiento con fármacos

Por esta razón el tratamiento farmacológico es necesario para eliminar el vello facial femenino. El médico especialista podrá sugerir un tratamiento hormonal que permita bloquear la presencia de andrógenos en el cuerpo del paciente.

De esta forma, los demás padecimientos que normalmente acompañan este trastorno se verán disminuidos considerablemente.

2. Tratamientos externos

Por otro lado, existen alternativas externas para atacar el problema del crecimiento descontrolado de vello facial en mujeres. Se puede recurrir a cremas tópicas que inhibirán o bloquearán el crecimiento excesivo de este desagradable vello facial.

Una solución efectiva para eliminar el vello facial es por medio de la depilación definitiva. Además del tratamiento hormonal farmacológico, eliminar de raíz el vello es la opción más viable para deshacerse de este problema para siempre. Estos métodos son seguros y deben ser realizados por profesionales en un centro de belleza.

Si bien existen varios métodos de depilación prácticos y económicos, lo que se recomienda es optar por un tratamiento de depilación definitiva. Esto debido principalmente a que los métodos tradicionales de depilación no destruyen la raíz por lo que el vello seguirá creciendo y en muchos casos aparecerá más grueso y por lo tanto más visible.

Por esta razón es que se debe recurrir a un método de depilación definitivo. Cualquiera de estas técnicas tienen por objetivo destruir el folículo donde nace el vello, por lo que después de varias sesiones habrá desaparecido por completo y de manera definitiva.

Existen tres métodos más populares de depilación definitiva: depilación láser, electrolisis, luz pulsada y termoquímica. La elección del tipo de depilación dependerá en primer lugar del tipo de piel, así como el costo y la resistencia al dolor. Cualquiera de estos métodos son efectivos y en promedio requieren entre 6 y 8 sesiones para eliminar el vello facial definitivamente.

La piel del rostro suele ser más delgada que la del resto del cuerpo por lo que es importante que se elija el método más adecuado para el tipo de piel, debido a que estos procesos pueden causar quemaduras leves en pieles muy sensibles. En un centro de belleza profesional podrán orientarte acerca de cuál es la mejor alternativa según lo que cada persona requiere.

Referencias bibliográficas

  • Azziz R, Carmina E, Sawaya ME. (2000). Idiopathic hirsutism. Endocr Rev.
  • Hirsutismo. González Guerra. (s/f). Servicio de dermatología. Fundación Jiménez Díaz (Madrid).

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.