Los duros problemas que Boris Izaguirre confesó a TV de su infancia en Venezuela

1 year ago

Redacción

El colaborador de televisión reconoció que su «amaneramiento» provocaba los insultos de pequeños y adultos

Bertín y Boris en 'Mi casa es la tuya'
Bertín y Boris en 'Mi casa es la tuya' Fuente: Mediaset

Explicando su difícil infancia en Venezuela, recordando lo importante que fue su madre para superar sus problemas y mostrando su lado más íntimo ante las cámaras, Boris Izaguirre emocionó a todos sus fans en la última edición del programa ‘Mi casa es la tuya', de ‘Telecinco’. Acompañado del presentador, Bertín Osborne, el colaborador de televisión abrió las puertas de su hogar, en Madrid, a las cámaras, para poder mostrar su versión más personal.

Inicialmente, quien acompañara a Xavier Sardà al frente de Crónicas Marcianas, repasó como fueron sus inicios en su Venezuela natal, reconociendo que le representa una etapa muy dura por los insultos y golpes que le suponía su «amaneramiento». Explica que su forma de ser generaba «violencia» entre sus compañeros, e incluso recibía improperios por la calle, por parte de obreros, quienes le gritaban «maricón» cuando iba de camino a la escuela, siendo solamente «un niño».

Visiblemente emocionado por su pasado, el también escritor confesó uno de sus problemas que más personales, el cual lo ha limitado en todo su desarrollo, la dislexia. Sobre esta dificultad, afirmó que le impidió atarse correctamente los cordones de sus zapatos hasta «los nueve años», además de suponerle una gran barrera en su aprendizaje de la lectura, una de sus grandes pasiones, la cual tardó en dominarla «muchísimos años» debido a que «no podía poner en orden las cosas».

Sobre este problema, Boris destacó la importancia de su madre para poderlo superar, quien se sentaba a hacer ejercicios con su hijo para poderlo ayudar a superar sus dificultados. «Hacíamos ejercicios de cerrar un círculo y nunca lo conseguíamos cerrar. Eso era atroz para mí y también para ella», reconocía el anfitrión, entre lágrimas en los ojos. Además, admitió que esta afección sigue causándole problemas hoy en día, aunque en menor medida, los cuales aparecen, sobre todo, «cuando escribo», lo que le lleva a seguir recordando a su madre, a quien considera que «no he tenido tiempo de agradecer todo lo que me ayudó».

Redacción