Jarra del Buen Beber: qué es esta guía nutricional y cuáles son sus beneficios

No todo lo que bebemos es saludable para el organismo.
Jarra del Buen beber

Para alimentarnos bien no basta controlar con lo que comemos, también es importante fijarnos en lo que bebemos. La jarra del buen beber es una referencia gráfica sobre la cantidad y el tipo de líquidos que debemos consumir al día y que le hacen bien a nuestro cuerpo.

Una parte fundamental de los crecientes índices de obesidad infantil en algunos países como México, se debe al tipo de bebidas que se consumen. Por esta razón es importante saber qué tomar y en qué cantidades, para mantener una alimentación adecuada. De ahí la importancia de la jarra del buen beber.

Conoce la jarra del buen beber y sus beneficios para tu salud

La jarra del buen beber es una herramienta creada por la Secretaría de Salud en México. Debido a los altos y crecientes índices de obesidad infantil, las autoridades del país han implementado algunas medidas para enseñar a la población a alimentarse de mejor manera.

El problema no se limita únicamente a lo que comemos, también está causado por un consumo elevado de refrescos y bebidas azucaradas, lo que impulsó a las autoridades a implementar la jarra del buen beber. De esta forma se ha hecho un esfuerzo de difusión acerca de qué sustancias debemos beber, así como sus cantidades recomendadas diarias.

¿Por qué es tan importante lo que bebemos?

Lo que bebemos es igual de trascendente que lo que comemos. En ocasiones, cuando estamos cuidando nuestra salud, ponemos especial cuidado en que nuestra alimentación incluya las verduras, cereales y proteínas necesarias, pero descuidamos lo que bebemos.

Aunque parezca una obviedad, el consumo excesivo de refrescos y bebidas azucaradas no tiene lugar en una dieta equilibrada. No obstante en algunos países y regiones, el consumo de estas es muy elevado y la gente no las considera un peligro para su alimentación.

Incluso los jugos industriales forman parte de la alimentación cotidiana de muchos niños, debido a la ignorancia general acerca del elevado contenido de azúcar de estas bebidas. Esto además trae consigo otro problema: los niños dejan de consumir agua suficiente al sustituirla por jugos.

El cuerpo requiere de una cierta cantidad de agua al día para hidratarse correctamente. La hidratación es fundamental para que los órganos funcionen de manera adecuada, ya que una falta de este líquido puede resultar en enfermedades crónicas y degenerativas.

Esta es la razón por la que se debe beber agua según la cantidad recomendada. En cuanto al resto de los líquidos, deberán consumirse en menor cantidad y no sustituir nuestra ingesta de agua. Beber productos azucarados, además de no ofrecer una adecuada hidratación, eleva la posibilidad de desarrollar obesidad y diabetes.

La jarra del buen beber es una guía para orientarnos sobre nuestro consumo de líquidos por día. En ella se indican las cantidades necesarias para que nuestro cuerpo se hidrate adecuadamente, ilustrado con niveles que indican sus beneficios para la salud y la necesidad de su presencia en la dieta.

Jarra del buen beber

Nivel 1: Agua potable

El agua potable es la bebida que debe consumirse en mayor cantidad. Es la más saludable y en realidad es la única que el cuerpo requiere. Se recomienda beber de 6 a 8 vasos de 240 ml al día y siempre es mejor hacerlo de forma paulatina, en varias tomas repartidas a lo largo del día.

Desafortunadamente hay muchas familias que no acostumbran beber agua natural. Se han acostumbrado tanto al sabor azucarado que han eliminado de su dieta el agua sin saborizantes. Es urgente que este hábito cambie y que se establezca el de beber agua en cantidad suficiente.

Nivel 2: Leche semidescremada

Otra opción de bebida que podemos consumir es la leche semidescremada. Debe ser semidescremada y no entera, para que el aporte calórico sea menor. Así también estaremos obteniendo proteína animal sin aumentar demasiado nuestro aporte calórico.

De leche semidescremada o similares, se recomiendan dos vasos al día. Una alternativa a la leche animal son las lechadas de soya, almendra o avena, pero es importante recordar que estas no deben tener azúcar añadido.

Nivel 3: Café y té sin azúcar añadido

Aunque en menor cantidad, también podemos beber café o té. Siempre y cuando no se les agregue azúcar, estas bebidas pueden consumirse de acuerdo con el máximo recomendado de 4 vasos diarios.

Por supuesto, hay que tomar en consideración que 4 vasos o tazas de café no son una cantidad adecuada para los menores de edad. Especialmente en el caso del té, también debe cuidarse que las infusiones que se elaboran sean adecuadas para la edad de los más jóvenes.

Nivel 4: Bebidas no calóricas con edulcorantes artificiales

Si bien lo mejor es no consumirlas, la jarra del buen beber las incluye en menor medida. El cuerpo puede sobrevivir sin ingerir bebidas con edulcorantes artificiales, aunque si se beben con moderación, pueden permitirse en la dieta.

En el mercado existen bebidas industriales sin calorías, que habitualmente se ofrecen como productos dietéticos. En este caso pueden consumirse como máximo dos vasos al día, pero los niños no deberían beberlas en ninguna cantidad.

Nivel 5: Bebidas con alto valor calórico y nulos beneficios a la salud

Este tipo de bebidas debe tomarse de forma esporádica y en poca cantidad. Si bien no tienen prácticamente ningún aporte nutricional, la jarra del buen beber contempla su consumo, pero solamente un medio vaso por día como máximo.

En esta categoría entran jugos industriales (incluso los que se venden como 100% fruta), leche entera, bebidas deportivas y bebidas alcohólicas. Sobra decir que todas estas no están recomendadas en ninguna cantidad para los niños.

Nivel 6: Refrescos, agua de sabor

Los refrescos y las aguas saborizadas no deberían consumirse. En una población afectada por los altos índices de obesidad, sobre todo en niños, la recomendación es abstenerse de estas bebidas por completo.

Las cantidades de azúcar que contienen y la frecuencia con la que se acostumbran consumir, han convertido en estas bebidas en un mal. Por esta razón es que la jarra del buen beber establece claramente que no deben incluirse en ninguna cantidad.

Referencias bibliográficas

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.