Retención de líquidos: causas y cómo evitarlo en 8 remedios

5 months ago

Paz Beltrán

Existen formas de prevenir y quitar la retención de líquidos, para que dejes de sentirte hinchada.

La retención de líquidos provoca hinchazón y pesadez, sobre todo en las piernas.
La retención de líquidos provoca hinchazón y pesadez, sobre todo en las piernas. Fuente: GTRES

Es posible que alguna vez durante los días de verano hayas sentido las piernas pesadas, los pies y las manos hinchadas e incluso un poco de dolor. Se trata de la retención de líquidos, esa molestia que nos afecta por diferentes causas pero que afortunadamente podemos evitar.

Parte importante de nuestro peso corporal es agua que nuestro cuerpo necesita, pero cuando por algún motivo el sistema que la regula pierde el equilibrio, se produce una retención de líquidos e hinchazón, especialmente en nosotras las mujeres. Te contamos de qué se trata y los mejores remedios para quitarlo.

Por qué tenemos retención de líquidos

La retención de líquidos es la acumulación de agua en los tejidos de nuestro organismo, que se produce cuando hay un desequilibrio en la regulación de esta agua y no la eliminamos correctamente. Si bien los hombres lo pueden presentar, la retención de líquidos nos afecta especialmente a las mujeres.

Los síntomas de la retención de líquidos son el aumento de peso, que se nota sobre todo en las piernas y el abdomen, hinchazón en las piernas, abdomen, manos y pies, dolores e incluso calambres en las piernas, que además se sienten cansadas y pesadas, provocando además que tú te sientas un tanto débil.

Si tienes estos síntomas debes prestarles atención, pues si bien la retención de líquidos no es un problema grave de salud, cuando persiste puede ser señal de algún tipo de enfermedad.

Ahora bien, las causas de la retención de líquidos incluyen diferentes factores que pueden incluir: cambios hormonales, especialmente en el embarazo y los días previos a tener nuestra menstruación, medicamentos como las pastillas anticonceptivas, situaciones prolongadas de estrés, una vida sedentaria, el clima y la presión atmosférica, falta de descanso, alimentación desequilibrada, exceso de sodio en los alimentos que consumimos y una ingesta insuficiente de agua.

Cómo podemos evitar la retención de líquidos

Afortunadamente hay pequeños cambios que podemos hacer en nuestro día a día y en nuestra alimentación, que no solo nos pueden ayudar a evitar la retención de líquidos, sino que pueden mejorar tu bienestar en general.

Así, cuando aparezcan factores como el cambio de la temperatura ambiental, la menstruación o que te quedes embarazada, solo sean estos los únicos motivos por los que puedas retener líquidos, y en menor medida.

1. Toma tus 2 litros de agua al día

A veces podemos pensar que es mejor no tomar mucha agua, para que el agua que hemos retenido salga, pero esto es falso. De hecho, si el cuerpo se siente deshidratado, se va a aferrar lo más posible a las reservas de agua que tienes.

Nuestro cuerpo necesita 2 litros de agua al día para mantenerse equilibrado y funcionar bien, y lo puedes ingerir en forma de agua, infusiones, té y sopas, además del aporte de agua que te dan las frutas y verduras durante el día.

Ahora bien, hay algunas chicas que consumen mucha agua durante el día y aún así retienen líquidos. Si este es tu caso, te contamos que a veces la causa de la retención de líquidos es el exceso de agua que ingerimos durante el día, pues el riñón alcanza su capacidad para procesarla y lo que se quede dentro después de este límite se retiene en los tejidos.

En ese caso procura disminuir la cantidad de agua que tomas por unos días a los 2 litros de agua exactos, y fíjate si encuentras mejoría.

2. Disminuye la cantidad de sodio que consumes

El sodio lo obtenemos de la sal y lo encontramos también en las salsas, algunos quesos, los alimentos procesados y en los enlatados. Cuando tenemos mucho sodio en el cuerpo, este se convierte en la causa de la retención de líquido, por lo que resulta vital que controlemos la cantidad de sodio que consumimos.

Muchas veces esto ocurre cuando consumimos mucho productos light. Los preferimos porque tienen menos calorías, pero muchos de ellos tienen cantidades alarmantes de sodio.

3. Evita consumir mucha azúcar durante el día

Ocurre lo mismo con el azúcar. Cuando lo consumimos en grandes cantidades tenemos un exceso de glucosa que nos hace retener líquidos, porque por osmosis va arrastrando el agua.

En este sentido, y si sufres de retención de líquidos constantemente, lo mejor es que dejes de tomar refrescos de soda, evites los azúcares refinados y los carbohidratos simples, así como las golosinas y la comida rápida.

4. Incluye más potasio

El potasio nos favorece para disminuir la retención de líquidos porque actúa sobre el equilibrio hídrico de nuestro organismo, contrarrestando el efecto que la sal y el sodio tienen en el cuerpo. Las espinacas, el aguacate, los plátanos, las acelgas y las patatas son algunos de los alimentos que te aportan potasio, así que no olvides incluirlos en tu dieta para mejorar.

5. A mover el cuerpo

Tener una vida sedentaria en la que pasamos mucho tiempo sentados y realizando poca actividad es una de las causas, así que una forma de evitar la retención de líquidos es siendo más activas.

Basta con que empieces por cumplir una meta diaria de 10.000 pasos o que hagas una caminata de 30 minutos a buen ritmo al regresar del trabajo, para oxigenar la mente y que tu cuerpo (especialmente tus piernas) mueva y mueva el agua que hay retenida. Eso sí, no te olvides de mantenerte hidratada.

6. El descanso

¿Has notado que cuando duermes pocas horas, por los motivos que sean, te despiertas hinchada, con bolsas en los ojos y cansada? Pues bien, nuestro cuerpo realmente necesita de sus horas de descanso para que todo en él funcione bien y se hagan los procesos adecuados mientras dormimos.

La falta de descanso también deshidrata y hace que retengas líquidos, así que necesitas empezar por regular tus horarios de sueño.

7. Adiós a las prendas muy ajustadas

No te estamos diciendo que entonces sólo puedes usar prendas holgadas, pero unos jeans ceñidos al cuerpo son muy diferentes a unos que tengas que ponerte a presión. Cuando la ropa nos queda muy ajustada, presiona el cuerpo y hace que tengamos una mala circulación, resultando en retención de líquidos.

8. Incluye alimentos y plantas drenantes

Si estás teniendo retención líquidos, lo mejor es incluir en tu nutrición alimentos que sean drenantes por naturaleza. Por ejemplo, elige frutas como la piña o el melón, toma té verde e incluye infusiones de cola de caballo o de diente de león entre tus dos litros de agua al día, para que te ayuden a estimular la eliminación del exceso de agua

Paz Beltrán