Se me duermen las manos: ¿a qué puede deberse? 9 posibles causas

No suele ser un síntoma preocupante, pero no está de más consultar con el médico.
Se me duermen las manos

La parestesia es la sensación de hormigueo u otra anormalidad (cosquilleos, adormecimiento…) en alguna parte del cuerpo. Esta puede ocurrir en las manos, por ejemplo.

Se trata de algo bastante frecuente. Pero, ¿por qué ocurre? ¿Es algo grave? Depende del caso.

En este artículo conoceremos 9 posibles causas que expliquen el adormecimiento de las manos; como veremos, a veces existe una enfermedad subyacente que lo explique.

Se me duermen las manos: ¿a qué puede deberse?

Así, el adormecimiento o sensación de hormigueo o cosquilleo en las manos (parestesia) se trata de un síntoma muy frecuente. Normalmente se trata de algo momentáneo y no tiene mayor importancia, aunque deberemos analizar en cada caso qué posibles causas originan este síntoma (ya que a veces se trata de un síntoma de alerta de ciertas enfermedades).

La parestesia en las manos aparece debido a que se produce una alteración en nuestra sensibilidad “por exceso”; es decir, experimentamos una sensación anormal en una zona determinada del cuerpo, sin que exista ningún estímulo que la ocasione o la explique.

La parestesia puede aparecer en el contexto de una enfermedad médica subyacente (como causa o consecuencia de ella) o de forma aislada (en personas sanas, que simplemente han mantenido mucho tiempo una postura, u otras situaciones).

Vamos a ver 9 posibles causas que podrían explicar a qué se debe la sensación de adormecimiento en las manos.

1. Permanecer en la misma postura

Una causa muy frecuente que explique el adormecimiento en las manos es el mantenimiento de una misma postura durante mucho tiempo.

2. Haber dormido con la mano “apretada” en la almohada

Otra posible causa del adormecimiento en las manos es haber dormido con la mano bajo la almohada o entre las piernas, de forma que quedaba atrapada. Puede ser en una siesta de día o por la noche.

3. Déficit nutricional

Un déficit nutricional también podría explicar la sensación de adormecimiento que tenemos en las manos. Así, esta carencia de ciertos nutrientes podría ser la causa (por ejemplo déficits en vitamina B, vitamina B12, ácido fólico, etc.).

4. Nervio comprimido

Si se nos ha comprimido un nervio de la mano o el brazo también podemos experimentar este adormecimiento en la misma. Existen diferentes nervios que, al ser comprimidos, originan este adormecimiento. En función de la zona, se tratará de una patología u otra. Vamos a ver las diferentes posibilidades:

4.1. Síndrome del túnel carpiano

Este síndrome se origina cuando el nervio mediano de la muñeca queda atrapado. Concretamente, el túnel carpiano se trata de un canal que va de la palma de la mano a los huesos de la muñeca; a través de él pasan los tendones (para que flexionemos los dedos) y el nervio mediano.

Cuando aparece este síndrome, aparecen otros síntomas que lo acompañan, más allá del adormecimiento de la mano (o manos), tales como: debilidad de la muñeca, dificultades para realizar algunos movimientos o para coger objetos, así como dolor en la muñeca y el antebrazo (este dolor, además, puede incrementarse durante la noche).

4.2. Hernia discal

También podemos padecer una hernia discal. Para entender lo que es, vamos a imaginar nuestra columna vertebral; entre cada una de sus vértebras encontramos un disco que las protege y que actúa como amortiguador.

Cuando el núcleo de algunos de estos discos sale hacia afuera (por desgaste, alguna lesión, etc.), se produce lo que llamamos hernia discal. Si la hernia discal se produce en las cervicales, puede aparecer el adormecimiento (u hormigueo) en las manos.

4.3. Síndrome del canal de Guyón

Otro síndrome que podría originar un nervio comprimido es el Síndrome del canal de Guyón, que también podría ser la causa de nuestro adormecimiento de manos. En este caso, la compresión del nervio se produce en la zona del codo (en un nervio llamado cubital)

Este síndrome aparece acompañado, además, de otros síntomas, tales como: dolor en la zona del codo (que puede extenderse hasta la mano), debilidad muscular en la mano, dificultades para realizar el gesto de la “pinza” con los dedos, dificultades para flexionar los dedos y la llamada mano en garra (que es cuando los dedos permanecen doblados y no se pueden estirar).

5. Enfermedad endocrina

El adormecimiento o la sensación de hormigueo de las manos también puede estar indicándonos la posibilidad de padecer una enfermedad endocrina. Las enfermedades endocrinas tienen que ver con los niveles hormonales de nuestro cuerpo. Vamos a ver las dos enfermedades endocrinas más frecuentes que podrían ser la causa de esta sensación anormal en las manos:

5.1. Diabetes

Las personas que tienen diabetes tienen más probabilidades de sufrir algún tipo de daño en los nervios (sobre todo cuando el control de la glucemia se ve alterado o interrumpido). Los nervios influyen en la sensibilidad de las extremidades, es por ello que las personas diabéticas pueden experimentar con más frecuencia un adormecimiento en las manos (o cosquilleo, hormigueo, etc.).

Así, aunque estos daños suelen repercutir especialmente en las extremidades inferiores, en las superiores también pueden aparecer. Concretamente, recibe el nombre de neuropatía diabética un tipo de daño originado en los nervios a consecuencia de la diabetes. Esta afectación la sufre alrededor del 50% de los pacientes con diabetes (después de 20 años con la enfermedad).

5.2. Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es otra enfermedad endocrina que también podría ser la causa del adormecimiento de las manos. Este adormecimiento también puede afectar a los brazos. De esta manera, el hipotiroidismo puede conllevar una afectación en las terminaciones nerviosas.

Pero, ¿qué es el hipotiroidismo? Se trata de una alteración en la secreción de la hormona tiroidea (relacionada con el estrés); es decir, la glándula tiroides, encargada de secretarla, la produce en cantidades inferiores a lo normal.

El hipotiroidismo repercute en el metabolismo normal del organismo y además, también puede ocasionar síntomas depresivos, cansancio excesivo, dificultades de concentración, sensación de frío, aumento de peso, etc.

6. Alteraciones circulatorias o cardiovasculares

Otra causa que puede subyacer al adormecimiento de las manos es una enfermedad circulatoria o cardiovascular. Normalmente, cuando existe una alteración, problema o enfermedad circulatoria de base, al síntoma de adormecimiento de las manos le acompañan otros como cambios en la coloración de nuestra piel.

Así, en este caso, la sensación de adormecimiento de las manos se origina por una alteración en el riego sanguíneo de nuestros vasos, que se contraen o se dilatan de forma alterada o inusual.

En cambio, cuando la causa es un problema o enfermedad cardiovascular, la explicación radica en que no se produce un correcto flujo sanguíneo en algunas zonas concretas del cuerpo (como por ejemplo las manos), debido a la acumulación de placas en las arterias (aterosclerosis).

Referencias bibliográficas

  • Brenta, G. (2006). Hipotiroidismo y el sistema cardiovascular. Rev Fed Arg Cardiol.

  • Olmos, P., Niklitschek, S., Olmos, R., Faúndez, J., Quezada, T., Bozinovic, M., Niklitschek, I., Acosta, J., Valencia, C. y Bravo, F. (2012). Bases fisiopatológicas para una clasificación de la neuropatía diabética. Revista médica de Chile, 140(2): 1593-1605.

  • Portillo, R., Salazar, M. y Huertas, M.A. (2004). Síndrome del túnel del carpo. Correlación clínica y neurofisiológica. Anales de la Facultad de Medicina, 65(4).

Laura Ruiz Mitjana (Barcelona, 1993) es graduada en Psicología por la Universitat de Barcelona, con Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universitat Autònoma de Barcelona. Se especializó en Trastornos del Neurodesarrollo. Actualmente trabaja como Psicóloga infantil en la Associació Catalana del Síndrome X Frágil y es redactora de contenidos de psicología y neurociencias en portales como MedSalud y Psicología y Mente.