Chía: las 7 propiedades y beneficios de esta semilla para la salud

5 months ago

Ingrid Dalmau

Las semillas de Chía son ricas en muchos nutrientes saludables y además ¡con muy pocas calorías!

Las semillas de Chía tienen un gran aporte nutricional con pocas calorías.
Las semillas de Chía tienen un gran aporte nutricional con pocas calorías. Fuente: Pixabay

La Chía es una planta que ha ido ganando popularidad en los últimos años como superalimento, por los múltiples efectos que tiene para la salud el consumo de sus semillas.

En este artículo te contamos qué son las semillas de Chía, cuáles son sus 7 propiedades y beneficios principales, y cómo puedes tomarla para aprovechar todos sus nutrientes.

Semillas de Chía: ¿Qué son?

La Chía es una planta herbácea, también conocida como Salvia Hispánica, que tiene origen principalmente centroamericano, estando muy presente en países como Guatemala, Nicaragua, El salvador y algunas zonas de México.

Lo que se consume de la Chía son sus semillas, que al ser consideradas granos enteros no necesitan ser procesados. Estas miden 2 milímetros, tienen forma ovalada y son de color gris o rojizas.

Las semillas de Chía ya formaban una parte importante de la cultura precolombina, siendo consideradas tanto por Mayas y Aztecas como un alimento medicinal muy preciado por sus múltiples cualidades y beneficios para la salud. Tras la colonización fueron perdiendo popularidad, que no se ha vuelto a recuperar hasta hace pocos años. Actualmente está considerada como un superalimento.

10 propiedades y beneficios de la Chía

A continuación te presentamos una lista de los beneficios que presentan las semillas de Chía, que puedes incluir fácilmente en tu dieta para aprovechar todas sus propiedades.

1. Muchos nutrientes y pocas calorías

Pese a que las semillas de Chía son pequeñas, están cargadas con una gran cantidad de nutrientes y vitaminas, convirtiendo un par de cucharadas de estas semillas en verdaderas bombas nutricionales. Contienen altas dosis de proteínas, fibra, magnesio, calcio, ácidos grasos omega 3, fósforo, potasio, vitaminas B y zinc.

¿Lo mejor de todo? Pese a ser tan ricas en nutrientes, son relativamente bajas en calorías. Los 100 gramos de semillas de Chía contienen tan solo 486 calorías. Esto las convierte en un alimento ideal para incluir en tu dieta en cualquier momento sin superar las calorías diarias recomendadas, pero sin perder el aporte nutritivo diario necesario.

2. Contiene antioxidantes

La Chía es una de las plantas más ricas en antioxidantes naturales que puedes tomar, lo cual tiene importantes efectos a nivel de salud y antienvejecimiento. Los antioxidantes tienen la función de preservar los ácidos grasos de la semilla, que son los que nos aportan los nutrientes. Además ayudan además a acabar con los radicales libres y a prevenir el daño molecular causante de enfermedades como el cáncer.

3. Ricas en fibra

Otra de las propiedades beneficiosas de la Chía es lo que aporta su gran cantidad de fibra.
Esta ayuda a regular la flora intestinal y a mantener una buena salud estomacal, así como a mejorar los procesos digestivos. Estas semillas son muy útiles para combatir el estreñimiento.

La fibra de la Chía también ayuda a absorber el agua y a expandirse, creando un efecto saciante que ayuda a no sentir hambre durante el día, por lo que es un alimento perfecto para acompañar en dietas y ayudarnos a perder peso.

4. Aportan Omega 3

Otro de los nutrientes que destacan de la semilla de Chía son sus ácidos grasos, especialmente altos en Omega 3. Este nutriente es beneficioso a la hora de eliminar toxinas del organismo y disminuir los niveles de colesterol. Además contribuye a reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón, debido a sus propiedades anticoagulantes y a su regulación de la presión arterial.

La presencia de estos ácidos grasos Omega 3, con propiedades antiinflamatorias, también contribuye a reducir inflamaciones y a prevenir enfermedades como la artritis.

5. Ricas en proteínas

Las semillas de Chía también son ricas en proteínas, especialmente para tratarse de un alimento de origen vegetal. De la misma forma que ocurría con la fibra, su alto contenido en proteínas ayuda a reducir el apetito y es excelente para incluir en una dieta para adelgazar. Además es un perfecto sustituto de las proteínas animales para aquellas personas que han optado por un estilo de vida vegetariano o vegano.

6. Bueno para la salud ósea

Otro de los beneficios de este superalimento es la cantidad de nutrientes que aporta para un buen desarrollo en la salud de los huesos. Su alto contenido en calcio, magnesio y fósforo lo convierte en un alimento perfecto para fortalecer los huesos, especialmente para las personas que no pueden consumir lácteos.

7. Aportan fuerza y energía

Las semillas de Chía son un alimento recomendado para tomar durante el desayuno, ya que aportan mucha fuerza y energía para empezar el día, gracias a la gran cantidad de minerales y vitaminas que contiene. Además, otros de sus nutrientes contribuyen a la regeneración del tejido muscular, por lo que sumado a la energía que aportan, lo hacen ideal para tomar si se realiza algún tipo de ejercicio o deporte.

Cómo tomar la Chía y dosis recomendada

Existen muchas formas de consumir las semillas de Chía para beneficiarnos de sus propiedades. La más cómoda y la más utilizada es consumiendo la semilla entera en crudo, aunque en este caso se recomienda masticar muy bien la semilla, para poder absorber bien nutrientes como el Omega 3. De esta forma puede incluirse fácilmente en yogures, cereales, arroces o ensaladas.

Otra forma recomendable de tomarla es molida en forma de harina, y en este caso puede incluirse fácilmente en zumos, yogures o incluso como parte de los ingredientes en productos horneados, como pan o pastas. También se puede consumir en forma de aceite.

Se trata de un alimento que se puede consumir a diario, pero la dosis recomendada es de una o dos cucharadas de semillas de Chía al día. Debido a su riqueza en fibra y otros minerales se recomienda no sobrepasar los 30 gramos diarios (unas 3 cucharadas).

Es un alimento que no deben consumir personas que padecen hipotensión o que se estén medicando contra la hipertensión, en insulinodependientes y en personas que se estén medicando con anticoagulantes. También se desaconseja su uso en caso de padecer diarrea, ya que promueve la actividad digestiva y favorece los gases.

Ingrid Dalmau