¿Cómo saber si es niño o niña? 8 pruebas que puedes usar

hace 2 semanas

Dolores Agüero

Después de la noticia de un embarazo viene la emoción por saber si será niño o niña.

Cómo saber si es niño o niña

Algunas personas prefieren no saber hasta el nacimiento si su retoño será niño o niña. Pero para todas aquellos papás que sí quieren saberlo, existen diversos métodos bastante fiables para saber el sexo del gestante. Algunos son rituales o métodos caseros y otros son los que los médicos utilizan para este fin.

Aunque las alternativas caseras son poco precisas, hay mucha gente que sigue recurriendo a ellas. La verdad es que resulta muy divertido y emocionante, así que además de los estudios y análisis que el médico ordene, nunca está de más probar con estas pruebas.

De todos modos, la validez de algunas de estas pruebas no médicas son bastante cuestionables, así que no conviene fiarse demasiado de sus resultados. En cualquier caso, en el día de parto toda la familia saldrá de dudas.

Conoce las pruebas que existen para saber si es niño o niña

El embarazo está lleno de momentos mágicos. Una vez que ha pasado la euforia por la noticia de la próxima llegada del bebé, los papás empiezan a preguntarse cómo saber si es niño o niña. ¿Por qué no esperar hasta el nacimiento del nuevo bebé?

Ya sea para preparar las compras necesarias, por una curiosidad muy comprensible, o simplemente para no esperar hasta el dìa del nacimiento, las razones de los padres son diversas. Por eso aquí un listado con las pruebas, además de la ecografía, para saber si es niño o niña.

No te pierdas: "50 nombres raros para bebés de lo más originales"

1. Ecografía

La ecografía es el método más utilizado para conocer el sexo del bebé. Se realiza un ultrasonido para poder ver y revisar la anatomía del bebé. Esto permite también visualizar los genitales del feto y de esta manera saber si es niño o niña, con un grado de fiabilidad bastante alto, sobre todo si el gestante está en fases avanzadas de la gestación.

Para que esto sea posible, se necesita que el embarazo se encuentre más allá de la semana 20. Antes de esto, será aún más difícil observar y determinar con exactitud si se trata de un niño o de una niña. Por otro lado, es posible que la posición del bebé en el vientre no sea la adecuada para poder visualizar los genitales. Por lo que la ecografía no siempre es eficaz.

Actualmente, la tecnología de las ecografías ha avanzado mucho, por lo que el nivel de detalle de la imagen intrauterina es bastante alta, como se puede apreciar en la siguiente imagen.

Ecografía 5D
Fuente: Canal Salud MAPFRE

2. Análisis de sangre

Por medio de un análisis de sangre se puede determinar si el bebé por nacer es niño o niña. Es un método sencillo que además puede realizarse desde la semana 7, por lo que es una de las formas más tempranas para los papás que se preguntan cómo saber si es niño o niña.

Solo se requiere extraer una muestra de sangre de la mamá. Con esta muestra se puede tener ADN del bebé, y con esto es suficiente para saber si se trata de un niño o una niña. Aunque se trata de una prueba eficiente y rápida, suele no recurrirse mucho a ella por que en algunos países el costo es más elevado, sobre todo en comparación con otras pruebas.

3. Método Ramzi

Con una ecografía temprana se puede saber si el bebé es niño o niña. Si el ultrasonido se realiza antes de la semana 20, existe la posibilidad de determinar el sexo del bebé por medio del conocido método Ramzi.

Aunque es una forma sencilla de descubrir la incógnita, el método Ramzi no es muy utilizado. Consiste en analizar la posición de la placenta con respecto al feto, esto permite saber si el bebé es niño o niña aun cuando se trate de las primeras ecografías que se realizan incluso en los primeros meses del embarazo.

4. Amniocéntesis

Una amniocéntesis es una prueba que sirve para detectar problemas congénitos en el bebé. Ante la sospecha de alguna alteración congénita, como el Síndrome de Down, es probable que el médico recomiende realizar esta prueba.

No obstante, además de cumplir este objetivo, es una prueba para saber si es niño o niña. Pero al tratarse de una prueba muy invasiva, no es común que se recomiende realizarla si no es por la sospecha de alguna alteración congénita. Se puede llevar a cabo a partir de la semana 15 y consiste en la extracción del líquido amniótico directo en el vientre con ayuda de una aguja.

5. La tabla china

La tabla china es uno de los métodos tradicionales más usados para saber si el bebé es niño o niña. Antes de que existiera la tecnología necesaria que permitiera resolver la duda de los padres sobre el sexo del gestante, existieron métodos que intentaron determinarlo.

Se dice que tiene un 90% de efectividad y es muy sencillo de consultar. Se trata de una tabla que contiene las edades de 18 a 45 años y los 12 meses del año. Simplemente tienes que ubicar la edad de la madre y el posible mes del nacimiento. La tabla contiene de forma predeterminada, las casillas de niño o niña. Al cruzar los datos, se podrá obtener la información sobre el sexo del bebé. Aunque se usa y hay quien asegura su eficacia, no hay estudios científicos rigurosos que avalen esta teoría.

6. El latido del corazón

El latido del corazón del bebé puede ser la respuesta al cómo saber qué sexo tiene. Para escuchar los latidos puede usarse una ecografía. Aunque existen otros métodos que permiten escucharlo con claridad.

Antes de que la tecnología permitiera conocer el sexo del bebé, las parteras y matronas sugerían que por medio de las pulsaciones del feto se podría saber si se trataba de un niño o niña. Se dice que si late más de 140 veces por minuto, se trata de una futura niña, en cambio si lo hace menos veces, se tratará de un niño. Es posible que exista una correlación entre el sexo del gestante y su ritmo de latidos, pero es otra técnica que está lejos de ser fiable.

7. Síntomas y cambios de la madre

Se cree que según el sexo del bebé hay cambios fisiológicos en la madre. Cuando se trata de una niña, los pezones no se oscurecen demasiado, la forma de la pancita es muy redondeada, y el crecimiento de vello corporal se mantiene al ritmo habitual de antes del embarazo.

Por otro lado, se dice que si se espera un niño, los pezones se oscurecen notablemente, la pancita tiene una forma más puntiaguda y existe un crecimiento más acelerado de vello corporal. Se cree que esto es debido a que hay una mayor carga de testosterona, lo que provoca este crecimiento inusual. Aunque los argumentos médicos tienen cierto sentido, también es cierto que estos síntomas o señales son complicados de corroborar, por lo que estamos ante otra técnica con una validez escasa.

8. La prueba del anillo

La prueba del anillo no tiene ningún fundamento científico, pero resulta divertido realizarla. Incluso es un juego muy popular en las fiestas de baby shower. La prueba del anillo es una forma que tenían las abuelas para intentar adivinar el sexo del bebé.

Para llevarlo a cabo, la mujer debe encontrarse recostada. Hay que amarrar un anillo, de preferencia que sea especial o significativo para la mamá, y colocarlo encima de la pancita y dejarlo totalmente estático. Al soltarlo, el anillo comenzará a moverse. Si se balancea como péndulo, se trata de un niño, si forma círculos, entonces será una niña.

Referencias bibliográficas

  • Cunningham, et al., (2010). Williams Textbook of Obstetrics, chapter 8.
  • Williams, Z. (2012). Inducing tolerance to pregnancy. The New England Journal of Medicine. 367 (12).

Dolores Agüero

Nutricionista

Dolores Agüero (Valencia, 1988) es graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Valencia. Es Máster en Nutrición y Salud, esta vez por la Universitat Oberta de Catalunya.