Qué hacer si tienes fiebre: 10 claves para aliviar los síntomas

Existen diferentes maneras eficaces de reducir la fiebre y aliviar las molestias asociadas.
Qué hacer si tienes fiebre

La fiebre aumenta la temperatura del cuerpo a causa de un proceso de infección. Por sí misma no es mala ni es una enfermedad como tal, pero el objetivo siempre es hacerla desaparecer por las molestias y problemas asociados que causa.

La temperatura corporal de un adulto oscila entre 36,1 °C y 37,2 °C. Si la temperatura es más elevada y existe malestar general no hay duda de que hay fiebre. En este artículo aparecen diferentes claves para aliviar los síntomas y saber qué hacer si tienes fiebre.

Qué hacer si tienes fiebre: 10 claves para aliviar los síntomas

Si se sospecha que puede haber fiebre lo primero que hay que hacer es tomar la temperatura. Se puede poner un termómetro en la axila o en otras partes del cuerpo, y hay que atender al resultado del instrumento. Una temperatura superior a 37,2 °C indicaría ya fiebre.

Cuando esto ocurre pueden aparecer varios síntomas: dificultad para respirar, dolor abdominal, vómitos, dolor al orinar, dolor de cabeza intenso, convulsiones, rigidez en el cuello, confusión y diarrea.

En estos casos hay que acudir al médico para que determine si hay infección y que indique el tratamiento. Él dirá qué hacer si tienes fiebre. Sin embargo, existen diferentes claves para aliviar los síntomas que genera la fiebre que se muestran a continuación.

1. Llevar menos ropa puesta

Aligerar la ropa es un remedio sencillo y eficaz para aliviar los síntomas de la fiebre. En ocasiones la fiebre produce una sensación de frío y el primer error que se comete es taparse más. Sin embargo, lo mejor es aligerar la ropa y refrescarse.

Taparse en exceso contribuye a aumentar la temperatura corporal. En el momento en que el cuerpo tiene fiebre, lo que requiere es todo lo contrario: reducir el calor que hay en el cuerpo. Es mejor andar con ropa muy ligera para ayudar al cuerpo a regularse.

2. Agua fría

Usar agua fría para reducir la fiebre es otra forma muy eficaz de combatirla. Se pueden colocar paños remojados en agua fría en la frente, el estómago, las axilas o las ingles. Es importante cambiar el paño cada vez que éste se sienta caliente al tacto.

Otra forma de usar el agua fría para combatir la fiebre es con un baño. Lo recomendable es comenzar con agua tibia y dejar que se vaya enfriando. Lo mejor es que el baño sea en tina y quedarse ahí un buen rato.

3. Té de lechuga

En un episodio de fiebre hay que mantenerse hidratado. Así, el té de lechuga es de gran ayuda. Este aporta vitaminas y minerales para no tener una descompensación durante el tiempo que dura la fiebre. Beber siempre es algo que hacer si tienes fiebre.

Para tomar el té de lechuga primero hay que hervir agua. Después se pone la lechuga y se deja reposar durante un cuarto de hora. Se puede añadir un poco de azúcar, pero lo recomendable es tomarlo con miel.

4. Fenogreco

Una infusión de fenogreco ayuda a restablecer la temperatura corporal. El fenogreco se utiliza mucho en los procesos menopáusicos, pues ayuda a reducir los sofocos. Y justamente por esta razón también es útil para controlar la fiebre.

Para consumir el fenogreco hay que hervir dos cucharadas de la semilla en agua hirviendo y dejarla reposar a temperatura ambiente. Luego se cuela el líquido y se puede tomar a lo largo del todo el día, incluso aunque ya se haya sentido alivio.

5. Restringir la dieta e hidratarse suficiente

Ante la fiebre es recomendable hidratarse y limitar un poco la dieta. Los alimentos que se deben ingerir durante un episodio de dieta deben ser ligeros y deben aportar mucha agua al cuerpo. Comidas muy altas en carbohidratos no están recomendadas.

Lo mejor es consumir frutas y vegetales además de buenas cantidades de agua a la cual se puede añadir un poco de limón. También puede ser una buena opción tomar un suero de los que venden en cualquier farmacia.

6. Aceites esenciales

Los aceites esenciales son una forma eficaz de aliviar los síntomas de fiebre. Este tipo de aceites son útiles para tratar varios padecimientos, y son muy efectivos para ayudar a bajar la temperatura y aliviar las molestias.

Se puede añadir en una olla de agua hirviendo dos gotas de aceite esencial de lavanda, dos gotas de menta y una gota de limón de aceite esencial. Luego se pone el líquido cerca de la persona con fiebre para que que respire el vapor. Cuando la mezcla se encuentra tibia se pueden meter los pies en el agua.

7. Milenrama

La Milenrama es otra planta que ayuda a bajar la fiebre. Ante las molestias que se perciben cuando la temperatura aumenta es común preguntarse qué hacer si tienes fiebre. Sin embargo existen varias infusiones que ayudan a reducir la temperatura del cuerpo.

Una infusión de milenrama es ideal para ayudar a combatir la fiebre y sus molestos síntomas. Basta con poner a hervir agua y después mezclar la milenrama. Luego se deja reposar a temperatura ambiente, se cuela y se toma durante el día.

8. Pasta de ajo y aceite de coco

La pasta de ajo y aceite de coco es un buen remedio natural para combatir la fiebre. Solamene con una cucharada de aceite de coco y una cabeza de ajo se pueden aliviar los síntomas de la fiebre. Para ello hay que machacar bastante la cabeza de ajo para después mezclarla con el aceite de coco.

Se debe conseguir una pasta un tanto densa que no se escurra fácilmente. Esta pasta se debe colocar en las plantas de los pies y cubrirlos con unos calcetines. Es importante que el resto del cuerpo permanezca fresco y ligero de ropa.

9. Jengibre

El jengibre ayuda a fortalecer el sistema inmunológico logrando combatir la fiebre. Para ayudar a nuestro cuerpo en el combate de la infección y de la fiebre el jengibre es un gran aliado. Se puede usar en forma de infusión o al momento de tomar un baño de agua tibia. También se puede comprar en polvo, ideal para batidos.

Para el baño lo mejora es disponer de una tina y de jengibre en forma de aceite. Si no es posible tener jengibre en aceite, con polvo o un trozo de jengibre también funciona. Hay que dejar reposar y después tomar un baño.

10. Patata

Una patata cruda puede ayudar a bajar la temperatura corporal. Este es un remedio muy utilizado cuando los niños presentan episodios de fiebre. Para usar la patata solamente debe cortarse en rodajas y colocarlas en la frente o en el abdomen.

Funciona igual que con los paños de agua fría. Cada vez que la patata deje de sentirse fresca, debe retirarse y ponerse otra rodaja fresca. Se dice que la patata absorbe el calor y por esta razón ayuda a bajar la temperatura corporal.

Referencias bibliográficas

Aline nació en Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Tecnología educativa por la Universidad Tecnológica de México. Es experta en Nutrición y Alimentación. Redactora y correctora para diversas revistas y portales web y colaboradora eventual en la creación de contenido para conferencias, talleres y planes de estudio.