Yasmin (pastillas anticonceptivas): cómo funcionan, dosis recomendada y eficacia

1 week ago

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Las pastillas anticonceptivas representan uno de los métodos más populares para evitar embarazos.

Yasmin (pastillas anticonceptivas): eficacia y dosis para prevenir el embarazo

Las pastillas anticonceptivas Yasmin tienen un alto grado de eficiencia de hasta el 99%. Se trata de un anticoneptivo oral de tipo monofásico. Hay otros tipos, como bifásicos, trifásicos, cuadrifásicos, de ciclo continuo y extendido. Cada uno de ellos tiene sus características.

Estas pastillas se encuentran entre las más elegidas porque además de funcionar como anticonceptivo, su composición hormonal es auxiliar en otros tratamientos.

¿Cómo funcionan la pastillas Yasmin?

La pastillas Yasmin son un anticonceptivo monofásico. Esto significa que contienen la misma cantidad de progestina y estrógeno en cada una de las tabletas.

A diferencia de otras pastillas anticonceptivas, esta combinación de progestina y estrógeno tienen como función evitar la ovulación. Así, el proceso de liberación del óvulo durante el ciclo menstrual no ocurre, y al no existir un óvulo no puede haber fecundación.

Además, la progestina que contiene esta pastilla ayuda a controlar ciclos menstruales abundantes, irregulares y dolorosos. Incluso se utiliza como auxiliar del control del acné y para tratar el síndrome de ovario poliquístico.

Dosis recomendada

Si seguimos las indicaciones del prospecto y del médico esta pastilla Yasmin tiene una uy alta efectividad. A diferencia de otras pastillas anticonceptivas que cuentan con dosis diferentes cada 7 o 20 días, esta pastilla se toma de una forma más sencilla.

Lo usual es tomar la primera pastilla el primer día del periodo; sin embargo el médico puede recomendar comenzar después del periodo o cualquier otro día del mes. Se recomienda también tomar Yasmin a la misma hora todos los días.

Generalmente se usa la presentación de 21 pastillas. Se debe tomar una cada día y descansar 7 días para después iniciar de nuevo la toma.

Eficacia

La pastilla Yasmin tiene un porcentaje de eficacia del 99%. Hay que tener en cuenta que esta cifra solo corresponde al uso adecuado de la pastilla.

De no usarse siempre manera regular su eficacia puede bajar hasta el 92%, y si se hace uso indisciplinado entonces no hay garantía de que pueda evitar un embarazo no deseado.

Es relevante destacar que las pastillas Yasmin no previenen enfermedades de transmisión sexual. Las pastillas anticonceptivas son eficientes solamente en la prevención de embarazos. Además de tomar las pastillas Yasmin, se debe considerar un método de barrera que impida el contagio de enfermedades sexuales.

Composición.

La pastillas anticonceptivas Yasmin contienen progestina y estrógeno como comentamos anteriormente. La progestina es la hormona que de manera natural regula el ciclo menstrual, por lo que el uso de la pastilla puede causar pérdida pasajera de la menstruación.

El estrógeno por su parte es conocida como “la hormona femenina” ya que es producida por los ovarios y la placenta. Su función es “preparar” todos los órganos relacionados para la ovulación y la fecundación.

Las tabletas Yasmin contienen en cada una 3mg de drospirenona, es decir progestina, y 0.03 mg de etilinestradiol.

Presentaciones y precios

La pastillas Yasmin son muy utilizadas como fármaco anticonceptivo. Su uso se ha extendido y se puede encontrar casi en cualquier farmacia de los países que tienen autorizada su venta directa al público.

La presentación más común y utilizada es la de 21 comprimidos. El precio promedio en el que se encuentra ronda los 15 euros en España, 38.000 pesos colombianos en Colombia, 230 pesos mexicanos en México o 280 pesos argentinos en Argentina.

Existe también otra presentación de Yasmin, que es la presentación 24/4. Contiene 24 píldoras color rosa y 4 en color blanco para completar así el ciclo de 28 días. Esta alternativa tiene la misma eficacia que la de 21 comprimidos y el precio varía por muy poco.

Efectos secundarios

La pastilla Yasmin puede causar efectos secundarios. Su consumo puede traer consigo uno o varios efectos secundarios en menor o mayor intensidad. Al momento de prescribir la pastilla Yasmin, el profesional de la salud seguramente mencionara estos efectos secundarios.

Entre los efectos secundarios más comunes se encuentran: dolor de cabeza, molestias gastrointestinales, alteraciones en la presión arterial, aumento de peso, alteraciones en el flujo o frecuencia de la menstruación y dolores en pecho o abdomen

Se ha registrado también que en algunas personas se ha dado también: alteraciones en la libido, retención de líquidos, asma, dificultad para escuchar, infecciones vaginales relacionadas al uso del anticonceptivo o alteraciones en el estado de ánimo.

El consumo de Yasmin puede aumentar el riesgo de sufrir trombosis y tromboembolismos, pues se pueden desarrollar coágulos en la sangre de venas y arterias. Aunque los casos documentados son un porcentaje menor, el riesgo de que esto ocurra es mayor durante el primer año de uso.

Qué hacer en caso de padecer efectos secundarios

Si presentas alguno de los siguientes efectos secundarios, primero de todo no hay que alarmarse. Cualquiera de todos estos síntomas y efectos secundarios se encuentran dentro del rango normal y esperado por el consumo de la pastilla Yasmin.

Si no desaparecen las molestias o intensidad en ellas al cabo de 24 horas, lo mejor es acudir y avisar al médico para que sea él quien valore y dictamine lo que debe hacerse.

Recordamos que siempre tiene que ser el médico quien prescriba el método anticonceptivo después de una entrevista con el paciente. La automedicación no debe nunca realizarse, y es el especialista médico puede evaluar el nivel de riesgo de presentar un efecto secundario.

Referencias bibliográficas

Aline Beatriz Suárez del Real Islas

Comunicóloga