Productos de proximidad: 6 buenas razones para comprarlos

3 weeks ago

Dolores Agüero

Comprando productos de proximidad no solamente nos cuidamos a nosotros mismos, sino a todo el planeta

Productos de proximidad: 6 buenas razones para comprarlos

Producto de proximidad es un concepto que significa consumo de un bien producido a una corta distancia. Con ellos se los pasos entre productor y consumidor se acortan, evitando intermediarios y los costes asociados.

Es una forma de consumo que compite con el gran suministro de alimentos de las grandes superfícies. Los alimentos de proximidad se venden en un entorno immediato, es decir, a pocos kilómetros de la zona en la que han sifo producidos. Hoy veremos qué buenas razones hay para comprar productos de proximidad.

Las 6 buenas razones para comprar productos de proximidad

Cada vez se habla más de comprar productos de proximidad. A pesar de que podemos malpensar sobre quién se beneficia más de este tipo de comercio, la verdad es que adoptando esta forma de consumo los beneficiados somos todos.

Esta forma de comercializar los productos alimenticios beneficia a productores, consumidores y a la propia humanidad y el planeta. A continuación vamos a ver cuáles son las buenas razones para comprar productos de proximidad.

1. Cuesta lo que pagas

Consumiendo productos de proximidad no tienes que pagar muchos sobrecostes indeseables. Para que la mercancía llegue al consumidor normalmente debe ser transportada, embalada y colocada en un estante. Estos son pasos que aumentan el precio original de los productos y que pagas al final.

Si los productos de distribución a gran escala pueden llegar a competir con los locales es porque recortan costes en los métodos de producción. Hay diferentes formas de abaratar costes de la producción, pero básicamente se basan el cultivo en masa.

Producir los alimentos en países con mano de obra y explotación del suelo más barata es una forma. Luego, los monocultivos y la ayuda de los pesticidas son otros factores tan o más importantes.

2. Es sostenible y ayudas al planeta

Al elegir productos de kilómetro cero se protege el medio ambiente y frena el cambio climático. El comercio internacional contribuye al deterioro del planeta a través de la emisión de gases contaminantes y de efecto invernadero.

Los productos de temporada permiten un ahorro en los costos de producción, donde se limita el uso de agua y energía, además de no requerir proceso de lavado y envasado.

El uso de envases y embalajes crece cuando el producto tiene que hacer un gran recorrido, incrementando la proliferación de basura y residuos. Además, el transporte a largas distancias acarrea otros costes de almacenaje, envasado y combustible.

3. Cuida tu salud

En general la producción de proximidad utiliza técnicas menos invasivas que en los grandes monocultivos. Eso significa evitar muchos restos de antibióticos, hormonas, pesticidas, herbicidas o fertilizantes de síntesis, los cuales son especialmente dañinos para niños y mayores.

Por eso a menudo se asocian a lo ecológico. De todos modos, para que un producto sea ecológico se requiere diversas certificaciones, incluso en las semillas. El certificado implica que un porcentaje de la facturación va directamente al consejo regulador. Y a veces es paradójico que comer sano tenga que ser más caro.

Por eso el kilómetro 0 se da más importancia a la manera tradicional de hacer las cosas y a la confianza en la venta de proximidad que al propio sello ecológico. Se establece una relación de confianza que ha encandilado incluso a muchos restaurantes de calidad y a la filosofía “slow food”.

4. Favorece tu comunidad

Consumir productos de proximidad promociona el trabajo agrícola y ganadero de tu zona. Al consumir un producto producido en el entorno inmediato contribuimos al mantenimiento de pequeñas explotaciones familiares, agrarias y ganaderas.

Es una forma de asegurarles unos ingresos más altos. De rebote facilitamos que los canales comerciales convencionales se interesen en ofrecer su producto.

Un entorno rural vivo es muy importante para que los pueblos no se abandonen y el funcionamiento de la sociedad no dependa de los principales núcleos urbanos.

De este modo protegemos un trabajo vital que ayuda a mantener a las costumbres locales y a proteger condiciones de trabajos dignas en el sector.

5. Puedes conocer y visitar al productor

La cercanía de estas explotaciones te permite visitar al productor. ¿Cómo podrás encontrar más transparencia? Ver de cerca los productos que compras y su cómo se llega al resultado final te permite constatar que se trata de un buen producto fresco.

Los pequeños productores generalmente aprecian el interés del consumidor en su producto. Visitar una finca agrícola o ganadera o un centro de producción artesanal de queso, vino o tantos otros productos puede ser una gran idea. ¡Incluso podrías pasar un buen momento allí con amigos y familiares!

6. Fomenta una economía global más justa

Con productos de proximidad creamos nuevas formas de intercambio y cooperación entre los productores y los consumidores. Apostamos por la creación de una economía más justa y de futuro para las personas, pues fortaleciendo la relación directa entre ellos se eliminan los intermediarios.

El control mayoritario del consumo está ahora en manos de cadenas de distribución, las cuales se benefician del libre comercio. Esto no favorece que los productos se paguen a precios justos.

La calidad de unos productos con mayor aporte nutricional, y el empoderamiento de los productores y consumidores puede presionar a las grandes corporaciones.

Referencias bibliográficas

  • Alonso, R., Estrada, M. y Sartorius, A. (2007). Los mercados minoristas como motor para el desarrollo económico, social y cultural de una ciudad, Banco Interamericano de Desarrollo, Washington, D.C.

  • Navereau, B. (2007). El comercio de proximidad. Hacia una toma de conciencia por parte de los actores privados y públicos (Tolosa y Zaragoza). Comercio y Políticas Públicas. TRACE (Travaux et Recherches dans les Amériques du Centre), 51, 15-27.

  • Reguera, P. y Iglesias, P. (2015). Asturias, cocina de proximidad. Oviedo: Ediciones Nobel.

Dolores Agüero

Nutricionista