Cómo saber si eres hipocondríaca: 9 síntomas de este trastorno

4 months ago

Ingrid Dalmau

Este trastorno puede pasar desapercibido, pero puede llegar a afectar la vida diaria.
Este trastorno puede pasar desapercibido, pero puede llegar a afectar la vida diaria. Fuente: Unsplash

Preocuparse por la salud es algo natural, y contribuye a que mantengamos un estilo de vida saludable y nos cuidemos. Sin embargo, en algunos casos esta preocupación puede llegar a ser excesiva, generando estados de ansiedad. Es lo que se conoce como hipocondría.

Se trata de un trastorno que causa mucho malestar pero puede pasar desapercibido, por lo que es importante reconocer sus síntomas. En este artículo te enseñamos a detectar si eres una persona hipocondríaca y con exceso de preocupación por las enfermedades.

¿Qué es la hipocondría?

La hipocondría es un trastorno mental que causa exceso de preocupación por la posibilidad de estar padeciendo una enfermedad grave o miedo a poder contraer una.

La persona hipocondríaca sentirá que la más mínima molestia en su cuerpo puede tratarse del síntoma de alguna enfermedad, y en seguida se obsesionará con la idea de estar padeciendo una enfermedad grave o mortal.

Normalmente esta excesiva preocupación no está justificada y puede aparecer por el simple hecho de estar sintiendo una pequeña molestia, como puede ser un dolor de cabeza, o tras haberse encontrado un lunar.

Esta constante preocupación puede llegar a afectar la vida diaria de la persona que lo padece, pues el miedo acaba generando cuadros de ansiedad y puede llegar a hacer que la persona evite ciertas actividades o lugares por miedo a poder contraer una enfermedad.

9 síntomas para saber si eres hipocondríaca

Si te identificas con algunos de estos síntomas, lo más probable que es que seas una persona hipocondríaca y necesites tratar este problema con un profesional.

1. Preocupación constante por enfermar

Tal y como comentábamos, la característica principal de la hipocondría es una preocupación constante y excesiva por la salud, temiendo estar padeciendo una enfermedad o con miedo a poder desarrollar una.

Si eres hipocondríaca, a la que tengas un pequeño dolor de cabeza te asaltarán las ideas de que puede tratarse de una enfermedad grave o incluso mortal.

2. Buscar los síntomas de la enfermedad

Las personas hipocondríacas se alarman por cualquier síntoma y no dudan en buscar información sobre ello a través internet. Tienden a autoexaminarse para confirmar o descartar que pueden estar padeciendo una enfermedad. También se preocupan por detectar nuevos síntomas y realizar autodiagnósticos.

Buscar esta información en internet puede agravar el miedo y la preocupación, puesto que es fácil que muchos síntomas leves formen parte de un cuadro de enfermedad grave. Es por ello que al consultar sobre la enfermedad, la persona reforzará su convicción de tener algo grave y todavía empeorará su preocupación.

3. Aprensión

Esta búsqueda de síntomas puede generar aprensión en la persona hipocondríaca, y es posible incluso que empiece a desarrollar de forma psicosomática otros síntomas nuevos relacionados con la enfermedad que le preocupa.

Por ello se alejan también de leer noticias o ver programas relacionados con temas médicos o estar cerca de personas con enfermedades, pues su tendencia a la somatización les puede afectar.

4. Negatividad y catastrofismo

La persona con hipocondría tiene tendencia a la negatividad y al catastrofismo, imaginando la peor situación posible en cualquier caso. Por ejemplo, si se hacen una herida, pueden perfectamente acabar imaginando que esta se podrá infectar y acabar causando la muerte.

5. Reafirmación de su salud

Los hipocondríacos buscan constantemente hablar de su salud con amigos o familiares, incluso visitar a su médico, para que les tranquilicen y les aseguren que están bien y no padecen ninguna enfermedad. Buscan tranquilizarse y reafirmar que están sanos, incluso cuando no presentan síntomas de ningún tipo.

6. El diagnóstico médico nunca es suficiente

Sin embargo, aunque les aseguren que está todo correcto y no padecen ninguna enfermedad, seguirán pensando que pueden tener algo. Los hipocondríacos tienen tendencia a pensar que el médico se puede equivocar o que las pruebas no son concluyentes, por lo que pueden necesitar segundas opiniones.

7. Ansiedad y síntomas reales

La preocupación y el miedo les puede llevar a sufrir cuadros de ansiedad, donde sí se presentan síntomas reales como taquicardia, dolor en el pecho, mareos o sensación de ahogo, llevándoles a pensar que pueden ser señal de una enfermedad grave.

8. Evitar ciertas actividades o lugares

Hay personas hipocondríacas que evitan realizar actividades que pueden considerar peligrosas para su salud, por miedo a que les pueda llevar a enfermar o a sufrir algún tipo de lesión. Lo mismo ocurre con ir a ciertos lugares que les puedan parecer arriesgados, por miedo a contagios.

9. Afecta a la vida diaria

Definitivamente eres una persona hipocondríaca si todas estas preocupaciones y hábitos acaban afectando negativamente diferentes aspectos de tu vida, como pueden ser el trabajo, tus relaciones familiares o tu vida social.

La ansiedad que genera estar constantemente preocupada por tu salud puede llegar a ser un obstáculo en tu vida diaria. En ese caso debe tratarse como un trastorno y debes acudir a profesionales para que te ayuden con este problema.

Ingrid Dalmau