Los 10 trastornos psicológicos más comunes en adultos

2 weeks ago

Amanda Coeting

Los problemas psicológicos que desafortunadamente pueden llegar a sufrirse en la edad adulta son varios

Los 10 trastornos psicológicos más comunes de los adultos

En un momento u otro de la vida prácticamente todo el mundo tiene que lidiar con algún problema psicológico. Este tipo de afectaciones generalmente suponen cierto tipo de disfuncionalidad a la hora de llevar adelante nuestra vida. En algunos casos no van más allá, pero en otros puede ser el inicio de un trastorno psicológico.

Por suerte, los profesionales en terapia psicológica pueden dar muy buenas soluciones. Ayudan a que estos casos no se enquisten y degeneren en alguno de los más comunes trastornos psicológicos en adultos. Con el tiempo son cada vez más difíciles de llevar para la persona afectada.

Los 10 problemas mentales y trastornos psicológicos más comunes en la edad adulta

Estamos hablando de trastornos psicológicos cuando ciertos problemas psicológicos desencadenan disfunciones que condicionan nuestro día a día. Nuestra mente se ve muy exigida en la sociedad en la que vivimos, y no es extraño que algunas personas se vean en apuros a la hora de que su mente consiga resolver y sacar adelante ciertas situaciones.

La gente está cada vez más sensibilizada respecto a ello y el estigma de padecer algún trastorno psicológico como adulto está empezando a desaparecer. Al fin y al cabo, una de cada tres personas se deberán enfrentar a este problema en algún momento de sus vidas según los estudios científicos.

1. Trastorno depresivo

Las personas que desarrollan un trastorno depresivo sienten mucha desesperación. Sentimientos de infelicidad, frustración y decepción son muy sentidos día tras otro, llegando a tener un gran impacto en los pensamientos y la conducta de la persona. El desaliento que sienten les conduce a inhibir su actividad habitual, impactando en su vida familiar, social e incluso profesional en algunas ocasiones. Puede provocar insomnio, fatiga, malestar y otro tipo de somatizaciones.

2. Trastorno por fobia específica

Los adultos que sufren este tipo de trastornos psicológicos tienen grandes miedos irracionales. Por ejemplo, alguien puede tener miedo a las arañas o a los tigres. Se cree que tener este tipo de miedos pudo ser una ventaja evolutiva para nuestros antepasados. Lo mismo pasa con el vértigo. Quienes no se exponían a grandes alturas tenían más probabilidad de sobrevivir, y esta condición se habría transmitido a lo largo de las generaciones.

3. Trastorno de ansiedad generalizada

Todos tenemos preocupaciones que aparecen en nuestro día a día, pero hay personas que se preocupan y sienten ansiedad de una manera fuera de lo normal. El trastorno de ansiedad generalizada hace que no se pueda vivir sin tener un continuo desasosiego. Siempre hay algo por lo que preocuparse, ya sean temas académicos, laborales, familiares, etc. Produce insomnio, tensión y problemas musculares, fatiga, problemas de concentración, etc.

4. Trastorno bipolar

Quien sufre un trastorno bipolar manifiesta unos estados de ánimo muy exagerados. Además, puede pasar de una gran depresión a una gran exaltación en muy poco tiempo. Todo el mundo tiene cambios de humor, pero estamos hablando de una auténtica inestabilidad emocional que puede tener grandes consecuencias en la vida de la persona. Se trata de un trastorno psicológico bastante más común de lo que pensamos en adultos.

5. Trastorno obsesivo-compulsivo

Quien padece el trastorno obsesivo-compulsivo sufre mucha ansiedad a causa de sus pensamientos obsesivos. Estos van degenerando en ideas terribilizantes que causan angustia y temor, generando estrés a un individuo que poco a poco va desarrollando una serie de conductas disfuncionales llamados rituales. Estos le permiten mitigar el estrés, pero le condicionan mucho la calidad de vida . Un ejemplo sería el miedo a poder infectarse o contaminarse por contacto con personas u objetos.

6. Anorexia nerviosa

El perfil de quien sufre anorexia nerviosa puede tener puntos en común con el trastorno obsesivo-compulsivo. En la anorexia nerviosa existe un problema psicológico en el que la autoimagen corporal se ve muy alterada. Con el fin de adelgazar son capaces comer menos (escondiendo comida, restringiendo ciertos alimentos, etc) y hacer mucho ejercicio para intentar adelgazar. Este trastorno generan mucho malestar psicológico, y obviamente tiene repercusiones graves a nivel físico o incluso fatales.

7. Trastorno delirante

En el trastorno delirante la persona tiene falsas creencias en alguna vertiente de su vida. Por ejemplo, unos celos extremos hacia otros miembros de su familia. Un trastorno con una carga afectiva de este tipo puede no acarrear muchas consecuencias a otras parcelas de la vida inicialmente. Desafortunadamente, lo normal es que acabe produciéndose un efecto “bola de nieve”, y la vida personal, social y profesional se vayan complicando cada vez más.

8. Agorafobia

Comúnmente se conoce a la agorafobia como el miedo a los espacios abiertos, aunque esta no es una imagen del todo precisa. El agorafóbico es una persona que en algún momento ha sufrido un ataque de pánico en un sitio público y que tiene miedo a volver a sufrirlo. Puede padecer esta ansiedad incluso en espacios cerrados, y le inquieta estar rodeado de gente y encontrarse desatendido en un sitio desde el que no se puede salir fácilmente.

9. Trastorno límite de la personalidad

Las personas con trastorno límite de la personalidad tienen muchas dudas y falta de personalidad. La ansiedad o la desesperación pueden apoderarse de ellas repentinamente, y sus relaciones afectivas son muy difíciles por la intensidad con la que las viven. Tienen incapacidad para controlar sus emociones extremas y es frecuente que sus relaciones sociales y su autoimagen estén dañadas por ello.

10. Trastorno antisocial

Las personas con trastorno antisocial tienen grandes dificultades para seguir las normas preestablecidas. Pueden ser más o menos conscientes de ellas, pero su impulsividad les impide llevar a cabo una vida como los demás. Es habitual que acaben cometiendo delitos, pues su conducta es difícilmente corregible a pesar de saber que están actuando mal. Acaban sintiendo mucho temor a ser rechazadas.

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Barcelona: Masson.

  • Butcher, J.N, Mineka, S. y Hooley, J.M. (2007). Psicología Clínica (12ª Ed.). Madrid: Pearson.

  • Simpson, J.R. (2014). DSM-5 and neurocognitive disorders. J. Am. Acad. Psychiatry Law, 42 (2), 159–164.

Amanda Coeting