¿Cómo salvar tu matrimonio? 10 consejos para evitar la ruptura

hace 3 semanas

Ingrid Dalmau

Ante una crisis matrimonial, existen estrategias para salvar la relación.

Cómo salvar tu matrimonio

Las relaciones personales, y las de pareja especialmente, suelen ser complejas. Después de que la etapa del enamoramiento ha pasado, es común que surjan problemas y situaciones que se alejan de la relación idílica que imaginamos al inicio.

Cuando estos problemas no se solucionan bien, acarrean problemas profundos que pueden llevar a la ruptura. Esto pone en riesgo la relación, pero siempre hay alternativas acerca de cómo salvar el matrimonio.

Antes de pensar en la ruptura, se puede salvar el matrimonio

Siempre que exista disposición de ambos, es posible evitar la ruptura. Se requiere voluntad y mucha comunicación, esto siempre hará posible solucionar los malos entendidos y problemas en favor de los dos.

Si quieres saber cómo salvar tu matrimonio, aquí te dejamos diez consejos que pueden ayudar a reestablecer la armonía, mejorar la comunicación y hacer que el amor renazca. Si bien cada pareja y situación son únicas, estas alternativas pueden ser de mucha ayuda para la mayoría de parejas casadas.

1. Disposición

Como ya se mencionó, el primer paso es saber si existe disposición por parte de ambos. Ningún consejo, estrategia o terapia funcionará si de primera mano alguno de los dos no tiene ya el interés en salvar el matrimonio. Si la decisión está tomada y uno de los dos (o ambos) consideran que es mejor abandonar el barco... seguramente será lo mejor dejar que se imponga la lógica.

No obstante, puede ocurrir que ambos miembros de la pareja consideren que aún hay mucho por lo que luchar. Por esta razón, lo primero que se debe hablar abiertamente es si hay voluntad en hacer lo necesario para solventar los problemas y tirar adelante. Para hablar al respecto de esto hay que intentar mantener la calma, dejar los reclamos y centrarse solo en saber cuál es la postura de ambas partes.

2. Comunicación efectiva

La comunicación efectiva es clave para cualquier tipo de relación personal. Lo es aún más en el matrimonio y por supuesto en los esfuerzos para salvar y recuperar el amor. Una comunicación efectiva requiere expresar correctamente lo que sentimos y pensamos y escuchar con apertura.

Esto quiere decir que no solo se trata de hablar, sino de conectar en el momento en el que se está dialogando. Hay que mirarse a los ojos, hay que tener apertura mental y empatía para escuchar lo que el otro dice y hay que tener la capacidad de poder expresar claramente lo que sentimos.

Pareja

3. Admitir responsabilidades, eliminar acusaciones

Durante una crisis matrimonial, es común enfrascarse en las mutuas acusaciones. Una reacción humana es culpar al otro de la situación que se está viviendo. No obstante, se requiere el esfuerzo por ambas partes para detener este tipo de reacciones.

La forma más saludable y madura de comenzar a trabajar en lo necesario para salvar el matrimonio es hacer un trabajo de honestidad con uno mismo y admitir aquellas cosas en las que hemos actuado mal u omitido, y dejar de culpar al otro.

4. Identificar los mecanismos de fuga

Cuando existe una crisis en el matrimonio es común encontrar formas de evadir la situación. Es importante identificarlas, y para eso se requiere un trabajo de introspección honesta. Esto debe realizarlo cada uno consigo mismo, es decir, no es buena idea que sea el otro el que recrimine estas formas de evasión.

Las evasiones más graves y obvias son una infidelidad o alguna adicción. Esto no requiere mucho trabajo para identificarlo, pero hay que admitirlo abiertamente (en el caso de infidelidades, las soluciones son diferentes) y buscar soluciones. Otras formas de evasión cuando un matrimonio hace aguas son: trabajo excesivo, redes sociales, ocuparse en otras actividades más del tiempo necesario, etc.

5. Eliminar las fugas

Una vez que han admitido las fugas que utilizan, hay que eliminarlas. Es importante tomarse el tiempo para atender la crisis matrimonial. Por lo tanto, si ya se ha identificado que hay actividades o situaciones que funcionan como fuga o evasión para enfrentar la crisis, hay que eliminarlas.

Por eso es tan importante la disposición por ambas partes para salvar el matrimonio, pues requiere un esfuerzo para admitir las propias faltas antes que acusar al otro. Además de la voluntad de eliminar las fugas para concentrarse en lo que se necesita, deberemos tomarnos el tiempo y planificar cómo gestionar nuestro tiempo y nuestra relación evitando estos mecanismos de huida tan perjudiciales.

6. Buscar apoyo profesional

Siempre que sea posible, hay que acudir a profesionales para salvar el matrimonio. La terapia de pareja por parte de un profesional de la salud mental. Un psicólogo especializado en parejas podrá orientaros sobre el mejor camino para evitar la ruptura en la pareja.

Sin embargo, es importante acudir con la suficiente apertura, disposición, honestidad y capacidad de hacerse responsables por las acciones cometidas. Sin nada de esto, la terapia no funcionará, pues se requiere de un absoluto compromiso por ambas partes para llevar a cabo.

7. Lenguaje positivo

Ante una crisis matrimonial, es común dejarse llevar por resentimientos, pero hay que evitarlo a toda costa. Se requiere de un esfuerzo para dejar los reclamos, las culpas y las discusiones. Una forma de reforzar el trabajo en terapia y el trabajo por salvar el matrimonio es evitar las peleas.

Un lenguaje positivo es de gran ayuda. Hay que centrarse en los aspectos agradables y destacables de la pareja y de la relación. Así, cuando haya amenaza de pelea, lo mejor es calmarse, tomarse un tiempo y pensar y expresar algo positivo para aliviar la tensión. Si los ánimos están muy caldeados, lo mejor es dejar pasar 24 horas y evitar la confrontación antes de retomar la conversación con un estado mental más positivo.

8. Realizar actividades juntos

Pasar tiempo a solas haciendo cosas que os gusten es de ayuda para salvar el matrimonio. En el esfuerzo por evitar las peleas y los reclamos también debe haber disposición de retomar las actividades que disfrutáis juntos y hacerlo con una actitud positiva.

Siempre que sea posible, debéis retomar estas actividades de ocio los dos juntos. Sin hijos, si es que los hay, sin amigos o familia. Si podéis realizar cosas que os gustaban cuando eran novios o durante las primeras citas, sin duda será de gran ayuda pues traerá a vuestra memoria los momentos que os hicieron ser felices.

9. Recuperar la intimidad

Es común que en una crisis matrimonial la intimidad quede totalmente relegada. En algunos casos sucede que se sigue teniendo relaciones íntimas, pero una vez que terminan, las riñas y disputas regresan.

Uno de los objetivos es recuperar la intimidad saludable y amorosa. Es decir, es importante hablar abiertamente sobre cómo os sentís en este terreno, y trabajar para recuperar la intimidad como una forma de expresión de amor y no como un intento de solucionar el conflicto, sobre todo si no está funcionando.

10. Acerca de las infidelidades

Cuando la crisis matrimonial se debe a infidelidad de uno o ambos, también hay solución. Mucho se cree que una infidelidad es el fin de la relación de pareja. No obstante, siempre que haya disposición de seguir adelante, se puede salvar el matrimonio.

Ante estas situaciones, es imprescindible buscar ayuda profesional. Pues se requiere de un trabajo emocional para sanar los resentimientos y alcanzar un perdón sincero que permita seguir adelante en la relación, pero de forma sana y sin cargas del pasado. De lo contrario, siempre será mejor plantearse si realmente es bueno seguir adelante.

Referencias bibliográficas

  • Christensen A., Atkins D.C., Baucom B., Yi J. (2010). Marital status and satisfaction five years following a randomized clinical trial comparing traditional versus integrative behavioral couple therapy. Journal of Consulting and Clinical Psychology.
  • O'Donohue, W. and Ferguson, K.E. (2006): Evidence-Based Practice in Psychology and Behavior Analysis. The Behavior Analyst Today.
  • Sternberg, J. (1997). Satisfaction in close relationships. Guilford Press.

Ingrid Dalmau

Traductora e intérprete

Ingrid nació en 1990 en Barcelona. Es Graduada en Traducción e Interpretación por la Universitat Autònoma de Barcelona, y habla español, inglés y francés con soltura. Trabaja como traductora en diferentes medios digitales, algunos relacionados con el mundo de la moda, que es uno de sus grandes intereses. Es una de las redactoras con más experiencia en La Guía Femenina.