¿Garganta irritada? 10 consejos para aliviar los síntomas

3 weeks ago

Amanda Coeting

Existen buenos remedios para lidiar con esta inoportuna molestia que se sufre especialmente al tragar

¿Garganta irritada? 10 consejos para aliviar los síntomas

La irritación de garganta no es muy grave en la mayoría de casos, pero puede llegar a ser muy molesta. Se trata de un ardor o sensación de picazón que puede estar acompañada de dolor, sobre todo cuando se come, se bebe o se traga saliva.

Para lidiar con tal sensación existen diferentes soluciones que van desde remedios naturales y tradicionales hasta productos que podemos encontrar en una farmacia. A continuación veremos cuáles son los mejores consejos para aliviar esa indeseable sensación propia de una garganta irritada.

10 maneras de mejorar los síntomas de una garganta irritada

Tener la garganta irritada puede deberse a una notable variedad de causas. Es uno de los síntomas habituales de infecciones virales como la gripe, la laringitis o la mononucleosis, pero también de infecciones bacterianas que pueden dar resfriados.

Por otro lado, la irritación en la garganta también puede ser causada por demasiada exposición a sustancias irritantes como el tabaco, la contaminación ambiental o a la inhalación de ciertas sustancias químicas. En cualquiera de los casos existen remedios para aliviar una garganta irritada como vamos a ver.

1. Beber más líquidos

No beber suficientes líquidos puede ser la causa de tener la garganta irritada. Una buena hidratación es imprescindible para que todo nuestro organismo funcione bien, y en caso de que no sea así nuestra garganta también puede tener problemas.

Cuando la garganta deja de producir el moco suficiente para lubricarse puede aparecer la irritación. Es adecuado beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día para reponer líquidos, especialmente en casos de gripe.

2. Tomar própolis

Un remedio natural muy recomendable para combatir la irritación de garganta es el própolis. Las abejas almacenan unas sustancias que contienen antibióticos naturales, capaces de combatir las bacterias que pueden estar dándonos problemas. Por otro lado el própolis tiene otras sustancias que tienen la propiedad de regenerar tejidos. Una cucharada de própolis 3 veces al día será un excelente remedio natural para mejorar tu garganta.

3. Tomar una infusión caliente de menta con miel

Tomar una infusión caliente de una planta como la menta y añadir una cucharada de miel es una gran medida. La menta tiene propiedades analgésicas y refresca la garganta, mientras que la miel es antiséptica y tiene un efecto suavizante y sedante. Por lo tanto, una infusión de menta con miel limpia y purifica la garganta, contribuyendo al alivio de los dolores.

4. Hacer vahos de eucalipto

El eucalipto es un árbol australiano muy conocido por sus propiedades a la hora de combatir enfermedades respiratorias. Se puede infusionar sus hojas para luego beber el líquido, pero también existe la posibilidad de hacer vahos. Inhalando el vapor del agua con eucalipto vamos a mejorar la condición de nuestra garganta, ya que aportamos humedad y las propiedades beneficiosas de las hojas de eucalipto.

5. Hacer gárgaras con sal marina

Hacer gárgaras con sal marina es un excelente método para cuidar nuestra garganta. La sal marina calma y ayuda a recuperar el tejido inflamado, además de que tiene propiedades antisépticas. Para hacerlo es preciso calentar agua con la sal y hacer gárgaras con la solución a una temperatura no muy caliente, más bien a temperatura ambiente. Con un par de veces al día es suficiente.

6. Tomar caramelos y pastillas

Caramelos y pastillas hacen que al chuparlos se favorezca la producción de saliva. Esto permite lubricar la garganta y calmar la irritación. Pero además, muchos de ellos contienen anestésicos o antiinflamatorios locales en su fórmula, como por ejemplo la bencidamina. Por otro lado, que caramelos o pastillas incluyan ingredientes como el mentol o el eucalipto es perfecto para mejorar la sensación de la garganta.

7. Evitar el reflujo gástrico

La irritación de la mucosa a veces puede ser causado por el reflujo del ácido del estómago. Cada vez hay más evidencia de esta causa a pesar de que la persona puede no percatarse del reflujo. Existe el llamado “reflujo silencioso” y el nocturno. De este modo, deben evitarse ciertos alimentos (como cítricos, piña, chocolate y comidas grasas o picantes) y no comer demasiado antes de ir a la cama.

8. Alejarse de sustancias irritantes

El café, el alcohol o el tabaco son sustancias que pueden pasar factura a la garganta. Estas sustancias producen sequedad bucal y esto hace que se pueda tener la garganta irritada. Por otro lado, hay personas que se ven expuestas a diferentes sustancias irritantes tal vez debido a su profesión. Por ejemplo, los pintores inhalan cada día sustancias químicas volátiles presentes en la pintura.

9. No respirar demasiado con la boca

Hay algunas personas que han cogido la mala costumbre de respirar demasiado por la boca incluso al dormir. Normalmente se debe respirar por la nariz, o si por ejemplo hacemos deporte lo normal es inhalar aire por la nariz y expirar por la boca. Cuando se deja de usar la nariz la garganta puede sufrir más sequedad y puede aparecer la irritación de garganta.

10. Proteger la voz

La irritación de la garganta también se puede producir por un sobreesfuerzo de las cuerdas vocales. Hay cantantes que se ven afectados por este problema en algún momento de su carrera profesional. Una voz sobrecargada es más ronca de lo habitual, y debemos dejarla descansar e hidratar bien nuestra garganta. Es importante no gritar y relajar la garganta al hablar.

Referencias bibliográficas

  • Craker, L. E. y Simon, J. E. (1986). Herbs, Spices, and Medicinal Plants. Recent Advances in Botany, Horticulture, and Pharmacology. Food Products Press.

  • Jones, Roger (2004). Oxford Textbook of Primary Medical Care. Oxford University Press.

  • Kahrilas, PJ (2008). Clinical practice. Gastroesophageal reflux disease. New England Journal of Medicine, 359 (16), 1700-1707.

  • Rutter, Paul Professor; Newby, David (2015). Community Pharmacy ANZ: Symptoms, Diagnosis and Treatment. Elsevier Health Sciences.

  • Schauenberg, P. (1980). Guia de las plantas medicinales. Barcelona: Omega.

Amanda Coeting